Termina un año que estuvo signado por un conflicto que no por conocido dejó de ser importante para los mercados: la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Ya desde fines de 2018 se firmaron y prometieron treguas entre ambos países, pero si los resultados mandan, termina 2019 sin un acuerdo sustentable concreto.

Precisamente, en la corta semana que se va, el gobierno de Donald Trump dejó saber que está preparando una ceremonia para la firma de un acuerdo “fase uno” con China para los primeros días de enero 2020. Pero desde China no le responden con tanto optimismo.

El apuro que ahora tiene Trump, luego de llevar a extremos poco imaginables el conflicto, es claro: comienza un año histórico para su país. Las elecciones que tendrán lugar a inicios de noviembre próximo definirán no solo a quien presidirá la primera potencia global durante los 4 años siguientes, sino también la posición que tomará ante un mundo que observa algo absorto las bravatas y provocaciones del gobierno actual.

Huelga decir que si gana Trump, el mundo será un lugar menos seguro. Todo lo que su gobierno está demorando en materia de aranceles, represalias en Medio Oriente, su actitud ante la OTAN, y las sanciones contra Europa y parte de Latinoamérica se disparará apenas el presidente sepa que ha triunfado. El panorama no es mucho mejor si ganan los demócratas, que ahora han tomado la variante de volcarse a una izquierda si no al estilo tercermundista, sí mucho menos moderada que lo que lo hizo el expresidente Obama.

Los mercados confían - necesitan confiar - en un triunfo de Trump. Para muestra, solo obsérvese el gráfico mensual de cualquier índice líder de Nueva York, y se verá claramente como la actual tendencia alcista, que en 2018 sufrió bastante pero logró sostenerse justo sobre el final del año, se disparó en noviembre de 2016, cuando el actual presidente fue elegido. También conviene recordar lo que sucede cuando al gobierno se le ocurre meter mucho la mano en los mercados: en mayo de 2010, la rueda bursátil fue suspendida por una pérdida gigantesca, supuestamente por un fallo de sistemas, unos días después de que Obama impusiera restricciones y regulaciones a la operatoria financiera.

Dicho de otro modo: lo que políticamente puede ser peligroso para el mundo sería positivo para los mercados, que ven en Trump la posibilidad de trabajar con mayor libertad.

El actual rally de los índices no ha tenido durante 2019 fisuras importantes. Desde los mínimos del 26 de diciembre de 2018, cuando el mundo parecía venirse abajo y se recuperó en minutos, el índice Dow Jones solo ofreció mínimos ascendentes relativos, en un alza que lo deja justo en máximos históricos sobre el final del año. Lo que en automovilismo sería un triunfo de punta a punta.

En el medio, la guerra comercial amenazó sin éxito el rally. En mayo, el presidente Trump impuso sanciones fuertes a China, que respondió con su habitual artillería: dejar de comprar materias primas, provenientes de los Estados en los que Trump basa su fortaleza electoral. Esto demuestra que Trump tiene más para perder a título personal, pero mucho más potencial como titular de la nación para lastimar a su enemigo.

Luego de una fugaz tregua firmada a fines de junio en Osaka, el 5 de agosto crecieron los aranceles contra China, que respondió con sanciones similares, y con una insólita devaluación del yuan, tan burda que mereció la reprimenda del FMI. Esto no lo hacen las grandes potencias, ciertamente, y China se equivocó con ese paso, que solo puso nuevamente en tela de juicio la confianza de los mercados en su moneda, una divisa que, bajo otras condiciones políticas, podría haberle hecho sombra al dólar.

El acuerdo que ahora se anuncia parece algo más sustentable, aunque los antecedentes no ayudan. Mientras tanto, los mercados festejan a cuenta.

El otro gran evento del año fue el Brexit. Después de más de tres años de idas y vueltas, con la salida de David Cameron primero, y la pobre Theresa May después, se alzó con el poder Boris Johnson, un excéntrico personaje que no parece salido de la tradicionalmente prestigiosa política británica. Johnson fue elegido primero por su partido, y solo sobre el cierre del año por el voto popular. El triunfo de Johnson le dio vía libre a la salida de la Unión Europea, con una fecha límite del 31 de enero de 2020, que solo será el inicio de un largo proceso.

La libra esterlina se vio afectada durante gran parte del año por las desventuras de una salida poco comprensible desde todo punto de vista, salvo por cuestiones migratorias. La divisa británica quebró por primera vez en 3 años la zona de 1.2000, para recuperarse con la victoria de Johnson, la cual fue festejada no por el Brexit, sino por fulminar la amenaza de tener un primer ministro de ideas radicalizadas.

Pero el impulso duró poco: luego de tocar 1.3500, la libra termina el año boyando en el área de 1.3000, sin muchas pistas para el futuro inmediato.

El yen también osciló en rangos amplios de precios, sobre todo en los momentos más complicados de la guerra comercial. Llegó a su punto más alto, 104.43, a mediados de agosto, para caer progresivamente a medida que se fueron atenuando las consecuencias del conflicto entre las dos principales potencias.

El oro, por su parte, ganó 300 dólares desde sus mínimos anuales hasta los máximos de fines de agosto. El metal precioso también se vio afectado, esta vez a su favor, por la guerra comercial, y fue objeto de deseo por parte de los inversores. Su baja posterior a los máximos de 1557 dólares no fue significativa, y salvo que haya una solución definitiva a la cuestión comercial, la onza se prepara para atacar nuevamente los máximos mencionados en 2020. Para ello, la cuestión política en Estados Unidos será clave.

El petróleo se mantuvo mucho más tranquilo, y se movió en un rango que apenas superó los 20 dólares. Si bien la guerra comercial lo afectó, fueron dos incidentes bélicos los que mayor movimiento produjeron en la materia prima. A fines de junio, Irán derribó un avión no tripulado de Estados Unidos, generando un alza de más de 6 dólares en pocas horas, que a su vez fue anticipado por una figura de doble suelo medida en el gráfico diario. A mediados de septiembre, un atentado contra Saudí Aramco, la petrolera estatal árabe, impulsó al petróleo por encima de los 63 dólares, para caer con igual fuerza en pocos días. Los casi 62 dólares con que cierra el año denota optimismo en los mercados.

Por último, la Fed. El presidente Powell se debe estar preguntando en que pensaba cuando en septiembre de 2018 auguró dos o tres alzas de tipos para 2019. El resultado fue el opuesto: tres recortes consecutivos desde julio, cuando la guerra comercial comenzaba a asfixiar el crecimiento económico. La jugada le salió bastante bien: el empleo termina con números de primer nivel, el desempleo en su menor medida en medio siglo, y los servicios terminan creciendo, no tanto como en 2018, pero sí en un nivel aceptable. Trump no podrá quejarse de Powell si finalmente es reelecto: pese a sus críticas, la Fed le está dando una buena mano.

Nota legal Este reporte, así como sus datos, informes y recomendaciones, está elaborado con el objeto de proporcional información general y no constituye una invitación a la compra o venta de divisas. El presente informe se basa en informaciones tomadas de fuentes que se consideran fiables pero que no han sido objeto de verificación independiente por parte de Adrian Aquaro. Confiar en el contenido del reporte o en las opiniones vertidas en el mismo corre por cuenta exclusiva del lector. Adriann Aquaro no participa con este informe del asesoramiento financiero a persona alguna, y no se responsabiliza por las ganancias o las pérdidas que se realicen tomando como base las opiniones vertidas en el mismo.

Analysis feed

Últimos Análisis


Últimos Análisis

CONTENIDO RECOMENDADO

Pronóstico de EUR/USD: Bajo presión en medio de una renovada demanda del dólar

El dólar avanzó frente a todos sus principales rivales, haciendo que el EUR/USD cayera a 1,1740 antes de la apertura de EE.UU. El par intentó recuperarse del mínimo mencionado, pero los vendedores se alinean en 1,1800 y rechazaron...

EUR/USD Noticias

NFP análisis: Desaceleración en la recuperación de empleos, malo para el dólar, bueno para el oro

La tendencia bajista actual del dólar podría continuar a medida que otros países parecen estar mejorando y no empeorando.. El oro tiene espacio para extender las ganancias en medio de la especulación de un mayor estímulo monetario y fiscal. 

Mercados Noticias

Forex Hoy: Dólar baja y oro sube en medio del estancamiento de las conversaciones fiscales y las esperanzas de una vacuna

El dólar permanece a la defensiva mientras el oro brilla, en parte en respuesta a los indicios de un NFP débil. Las esperanzas de una vacuna contra el coronavirus impulsan los mercados, mientras que las conversaciones fiscales en Washington están en foco.

Mercados Noticias

NFP análisis: Desaceleración en la recuperación de empleos, malo para el dólar, bueno para el oro

La tendencia bajista actual del dólar podría continuar a medida que otros países parecen estar mejorando y no empeorando.. El oro tiene espacio para extender las ganancias en medio de la especulación de un mayor estímulo monetario y fiscal. 

Mercados Noticias

Forex Hoy: Dólar baja y oro sube en medio del estancamiento de las conversaciones fiscales y las esperanzas de una vacuna

El dólar permanece a la defensiva mientras el oro brilla, en parte en respuesta a los indicios de un NFP débil. Las esperanzas de una vacuna contra el coronavirus impulsan los mercados, mientras que las conversaciones fiscales en Washington están en foco.

Mercados Noticias

PARES PRINCIPALES

CRIPTODIVISAS

ANÁLISIS