La libra revive, el dólar corrige

La semana que se va deja como marca principal el alza de la libra Esterlina, que luego de llegar a mínimos de 2018 el jueves, logró un impulso importante derivado de la reunión de política monetaria del Banco de Inglaterra.

El BoE, tal como se esperaba, dejó sin cambios los tipos de interés de referencia, en el 0.5%.  Sin embargo, y fuera de programa, la votación del Comité de Política Monetaria cambió su anterior 7 votos por el “no cambio” contra 2 por el cambio, a 6 a 3.

Esta sutil diferencia deja ver que se acerca el momento de que la entidad comience a elevar la tasa de interés, pese a que el viento aún le sopla en contra.  Los datos macro de Reino Unido han dado señales de deterioro desde marzo hasta la fecha, y el Brexit es un laberinto del cual nadie conoce la salida, ni sus consecuencias.  Pero la inflación sigue por encima de los objetivos, aunque se haya aplacado en los últimos meses, y actualmente le saca dos puntos de ventaja a la tasa de interés.

El alza de la libra parece haber despertado en los inversores un cierto sentimiento de búsqueda de riesgo.  El euro acompañó hacia el fin de semana a la moneda británica y, punto a punto, como suele hacerlo, también lo hizo el franco suizo.

A su vez, las monedas denominadas “commodities” también dieron señales de vida, al alejarse de sus mínimos anuales.  De ellas, el dólar australiano, que había liderado la baja de las mismas, ahora se sitúa al tope de las divisas con mejor recuperación en estos días.

La última semana del mes traerá un calendario de noticias algo más liviano, con datos que no parecen tener la fuerza suficiente para cambiar la tendencia alcista del dólar actual, pero tampoco para estirarla en demasía.

La encuesta IFO de Alemania, que marca el clima de negocios de ese país, es el dato mas importante del inicio de la semana.  Si bien ha quedado algo devaluado en cuanto al impacto que produce en los precios, se trata de un informe muy seguido por los inversores. También hay que destacar el índice de confianza del consumidor del Conference Board, en Estados Unidos, previsto para el martes.  Finalmente, el PBI final del primer trimestre no tendrá prácticamente impacto en los precios, y solo servirá para cerrar el capítulo.

En este contexto, el activo que más atención tendrá sobre sí es el petróleo;  la reunión de la OPEP de Viena llega a su fin, y la semana entrante se verán las consecuencias.  Una caída del precio del petróleo, que aparece como altamente probable, pegará de lleno en el dólar canadiense, moneda que en las últimas semanas perdió un gran terreno, hasta llegar a mínimos de un año.

Nota legal Este reporte, así como sus datos, informes y recomendaciones, está elaborado con el objeto de proporcional información general y no constituye una invitación a la compra o venta de divisas. El presente informe se basa en informaciones tomadas de fuentes que se consideran fiables pero que no han sido objeto de verificación independiente por parte de Adrian Aquaro. Confiar en el contenido del reporte o en las opiniones vertidas en el mismo corre por cuenta exclusiva del lector. Adriann Aquaro no participa con este informe del asesoramiento financiero a persona alguna, y no se responsabiliza por las ganancias o las pérdidas que se realicen tomando como base las opiniones vertidas en el mismo.