En una decisión histórica, el Banco Central Europeo aumentó su tasa de interés al 1.25%, lo cual no llamaría la atención si no fuera que por primera vez el incremento fue del 0.75%. La medida, largamente esperada por los mercados, muestra claramente la preocupación del Comité que lidera Christine Lagarde por una inflación persistente, que se extiende por encima de los objetivos soportables por mucho más tiempo de lo esperado.

La preocupación no es solo patrimonio del BCE. El Banco de la Reserva de Australia hizo lo propio el martes, con un aumento del 0.5%, y el Banco de Canadá el miércoles, con un incremento del 0.75%.

El Banco de Inglaterra tendrá su turno el jueves próximo, y se espera un aumento menor, del 0.25%, en línea con los que ha venido aplicando la entidad desde fines de 2021, en una estrategia mucho más acorde a lo que se espera de un banco central. Previsores, el gobernador Bailey y el Comité que lo secunda, han leído con inteligencia que la inflación había llegado para quedarse, y no se trataba de un fenómeno transitorio, como tanto le gustaba decir a Jay Powell.

Justamente, el FOMC tendrá su próxima reunión el día 21, y se espera otro aumento agresivo, probablemente del 0.75%. Cuando la Fed se de cuenta del despropósito de tomar estas medidas, a destiempo y desmesuradas, será tarde, y deberá revertir estos aumentos, seguramente ya entrado 2023, para evitar el papelón de aumentar y recortar tasas el mismo año y con dos reuniones de diferencia.

Allí radica en estos tiempos el ritmo de los mercados. Nótese que cualquier informe que se va conociendo, sobre todo en estas primeras semanas del mes, se vincula con una probable postura más agresiva o más moderada de la Fed, algo que de todas formas no suena lógico.

Si por estos datos fuera, la Fed debería cambiar de opinión a la misma velocidad con que cambia el humor de los mercados. A mayor empleo, mayor consumo, Fed más agresiva. Si los ISM quedan por encima de lo esperado (algunas décimas nada más), Fed más agresiva. Si la inflación cede apenas por debajo de esperado, Fed más moderada. Ese ruido permanente lo generó el propio banco central, que ahora intenta mostrarse duro, sin atender algunas cuestiones que, incluso, están fuera de su control, como el precio de la energía, fuente de buena parte del mal del momento, la inflación galopante.

Como sea, y más allá de los aumentos de tasa de interés, lo que está en juego es el flujo de dinero que circula en la economía. La venta masiva de bonos por parte de la Fed es lo que realmente mueve ahora mismo a los mercados, a través del aumento de los rendimientos de dichos bonos.

En los últimos días y en medio de una preocupante inversión de la curva, los rendimientos de los bonos de 2 años llegaron a máximos de 15 años, generando una fenomenal devaluación de los activos seguros, como el yen.

La llegada a 145 unidades no parece casual, pero tampoco duradera. Japón podría ver con buenos ojos tener una moneda tan depreciada por su condición de exportador, pero se pone serio a la hora de pagar la energía, que cotiza en dólares, y con precios muy altos.

Claro, el yen no es la única moneda que llegó a mínimos por lo menos insólitos. En 145, el cruce USD/JPY alcanzó su máximo nivel desde 1998. La libra esterlina llegó a su mínimo del siglo (y de varios años más) en 1.1403, quebrando por poco sus mínimos de marzo de 2020, en el inicio de la pandemia.

El euro llegó a 0.9865, un mínimo de 20 años, en una caída que ahora parece haber encontrado un freno, luego de las medidas del BCE conocidas el jueves, con la promesa de seguir un camino algo más agresivo en el futuro.

Hasta el oro se acercó a su mínimo anual, perdiendo 120 dólares en pocos días, movimiento del cual ya recuperó la mitad, aunque aún se mantiene lejos de sus mejores horas, que llegarán a la superación de 1780 dólares.

Un dólar tan fuerte solo puede mantenerse con una política demasiado dura de la Fed, que a su vez no es sostenible en el tiempo. Si creció de esta manera ante la chance de uno o dos aumentos de tasa en los próximos meses, lo que puede ocurrir es que comience a caer apenas publicado el primero de ellos, en dos semanas. Comprar con el rumor, vender con la noticia.

Mientras tanto, los datos de inflación tendrán un peso específico propio la semana próxima, dado que allí podría quedar configurado el aumento que decretará la Fed días después. Si bien sigue estando en el centro de la preocupación, el costo de vida podría haber caído nuevamente en agosto, y probablemente lo haga en septiembre, si como se espera el valor del gas se estabiliza, y el petróleo no se ubica nuevamente por encima de los 100 dólares.

A ese objetivo se aboca la Unión Europea, con una cumbre de emergencia que tratará la cuestión. Rusia ha cortado el suministro de gas (no era necesario esperar a esta fecha para saberlo), y la UE se verá en dificultades para afrontar el invierno, si bien ya anticipó que ya está aprovisionada.

Reino Unido, un paso adelante, ya tomó medidas, regulando el precio del gas de consumo minorista, buscando moderar su costo, subsidiando lo que sea necesario, y frenando de este modo la inflación. Si todo esto se refleja en el mercado de divisas, la libra esterlina tiene un buen camino por delante, el euro tardará un poco más en asomar su cabeza, y el yen se recuperará rápidamente.

Nota legal Este reporte, así como sus datos, informes y recomendaciones, está elaborado con el objeto de proporcional información general y no constituye una invitación a la compra o venta de divisas. El presente informe se basa en informaciones tomadas de fuentes que se consideran fiables pero que no han sido objeto de verificación independiente por parte de Adrian Aquaro. Confiar en el contenido del reporte o en las opiniones vertidas en el mismo corre por cuenta exclusiva del lector. Adriann Aquaro no participa con este informe del asesoramiento financiero a persona alguna, y no se responsabiliza por las ganancias o las pérdidas que se realicen tomando como base las opiniones vertidas en el mismo.

Analysis feed

Últimos Análisis


Últimos Análisis

CONTENIDO RECOMENDADO

EUR/USD Semanal: El dólar estadounidense libra una batalla perdida

EUR/USD Semanal: El dólar estadounidense libra una batalla perdida

El presidente Powell anunció que había llegado el momento de suavizar el ritmo de endurecimiento. S&P Global revisó a la baja el ritmo de crecimiento de la Unión Europea. El EUR/USD mantiene su fuerza alcista a pesar de retroceder desde un nuevo máximo de varios meses.

EUR/USD Noticias

GBP/USD Semanal: La libra esterlina recupera la SMA de 200 días. ¿Qué podemos esperar?

GBP/USD Semanal: La libra esterlina recupera la SMA de 200 días. ¿Qué podemos esperar?

El optimismo por la reapertura de China y la postura pesimista del presidente de la Reserva Federal pesan sobre el dólar estadounidense. El GBP/USD parece tener más espacio al alza tras recuperar la media móvil de 200 días.

GBP/USD Noticias

USD/JPY Análisis del Precio: Tropieza por debajo de 134.00 y de la DMA de 200

USD/JPY Análisis del Precio: Tropieza por debajo de 134.00 y de la DMA de 200

El dólar estadounidense (USD) cedió sus ganancias anteriores por cortesía de los datos económicos optimistas revelados en los Estados Unidos (US) y cayó un 0.52% frente al yen japonés (JPY). En el momento de escribir...

USD/JPY Noticias

S&P 500: Futuros en calma a la espera del NFP, el dólar sigue golpeado

S&P 500: Futuros en calma a la espera del NFP, el dólar sigue golpeado

Los futuros de Wall Street están cayendo en forma modesta mientras que las plazas bursátiles europeas oscilan entre ganancias y pérdidas. El dólar continúa cuesta abajo y las materias primas se aferran a la reciente suba.

Mercados Noticias

Mercados eufóricos, dólar titubeante

Mercados eufóricos, dólar titubeante

Si bien durante las últimas semanas los mercados descontaban una moderación en la política monetaria de la Fed, las declaraciones que el miércoles realizó el presidente Powell no dejaron dudas en tal sentido.

Mercados Noticias

PARES PRINCIPALES

PETRÓLEO

ORO