Gane quien gane, el mercado saldrá de su pausa

Hola Amigos, buen día. Lo primero que hay que aclarar es que este informe está escrito cuando apenas acaban de cerrar los comicios de medio término en Estados Unidos, y aún no se conoce quien ganó.

Hecha la indispensable aclaración, es conveniente analizar el abanico de posibilidades que se abre a partir de estas elecciones, de las cuales en verdad se habló muy poco en los últimos meses, probablemente porque al partido Republicano le iría tan mal.

Lo que se puso en juego este martes fue la composición de la Cámara de Representantes en su totalidad, y un tercio de la Cámara de Senadores. Los pronósticos, que fueron cambiando en los porcentajes pero no en las tendencias, hablan de una victoria Demócrata en la Cámara Baja, en tanto el oficialismo mantendría el control del Senado.

Si esto sucede, lo que podría verse es un límite a las políticas que actualmente lleva adelante el Presidente Trump respecto a algunas cuestiones en particular, aunque seguiría profundizando el conflicto comercial con China y con buena parte del mundo.

En este caso, además, es probable que se frene el rally de las acciones de Nueva York, que se habían fuertemente impulsadas desde que asumió Trump en enero de 2017, alentadas por recortes de impuestos, lo que generó ganancias extraordinarias para las grandes corporaciones.

Si los republicanos ganan en ambas cámaras, el dólar seguirá una marcha alcista, pero mucho más lo harán las acciones, ante la seguridad de que no habrá cambios de política económica.

Si, en cambio, ganan los demócratas en ambas Cámaras, las cosas se pondrán difíciles en varios aspectos. El dólar podría verse fuertemente afectado, las acciones caerían en forme violenta, y algunos activos de refugio se dispararían, como el oro y el yen.

Estos movimientos, además, deberían ser inmediatos, toda vez que si bien los nuevos legisladores asumirán en enero próximo, ya se sabe que rumbo tomarán en sus medidas políticas.

Estados Unidos atraviesa un gran momento en lo económico, con una tasa de desempleo muy baja, con un PBI del 3.5% medido en el tercer trimestre anualizado, y con la inflación subyacente ya en el 2%, objetivo de la Fed.

Un triunfo demócrata cambiaría radicalmente varias situaciones, aunque probablemente la Fed no pueda ya detener sus alzas de tipos de interés, la primera de las cuales está prevista para diciembre próximo.

De allí es que el resultado de las elecciones, que se conocerá en la sesión europea del miércoles, es mucho más que importante.  Y si algo hay seguro, es que dejará consecuencias en la economía y en las finanzas globales.

Amigos, una excelente jornada de operaciones para todos, nos vemos el jueves.

 

Nota legal Este reporte, así como sus datos, informes y recomendaciones, está elaborado con el objeto de proporcional información general y no constituye una invitación a la compra o venta de divisas. El presente informe se basa en informaciones tomadas de fuentes que se consideran fiables pero que no han sido objeto de verificación independiente por parte de Adrian Aquaro. Confiar en el contenido del reporte o en las opiniones vertidas en el mismo corre por cuenta exclusiva del lector. Adriann Aquaro no participa con este informe del asesoramiento financiero a persona alguna, y no se responsabiliza por las ganancias o las pérdidas que se realicen tomando como base las opiniones vertidas en el mismo.