La desaceleración de la economía española podría tocar fondo en 2020. Sin embargo, la evolución futura del crecimiento dependerá crucialmente de la resolución de los distintos focos de incertidumbre y de las políticas que se implementen. Así, se mantiene el escenario publicado hace tres meses en el que el avance del PIB podría ralentizarse hasta el 1,6% en 2020 desde el 1,9% con el que habría finalizado 2019. Para 2021, la leve mejora que se espera en el entorno internacional explicaría una moderada aceleración, lo que permitiría que el crecimiento regresase a niveles cercanos al 1,9%. En todo caso, el sesgo sobre el escenario sigue siendo a la baja.

El crecimiento del PIB parece haberse estabilizado durante el segundo semestre de 2019. En particular, se estima que el avance del PIB podría haberse mantenido en el 0,4% t/t durante el último trimestre del año, en línea con lo observado en los primeros nueve meses de 2019. Asimismo, la tendencia de los datos conocidos hasta el momento apunta a que este ritmo de expansión se sostendría en los primeros meses de 2020.

La ralentización del gasto doméstico podría haber alcanzado un punto de inflexión durante el segundo semestre del año, mientras el sector exportador se sostiene. En particular, el consumo de las familias habría dejado atrás la atonía mostrada durante la primera parte de 2019, cuando la tasa de ahorro se incrementó, afectada posiblemente por la pérdida de confianza relacionada tanto con el entorno externo como con el interno. Asimismo, la inversión en maquinaria y equipo mantiene una sorprendente fortaleza, a pesar de la debilidad que ha presentado durante el último año el sector exportador. Esta positiva evolución de la acumulación de capital fijo, junto con los primeros signos de recuperación en las ventas al exterior, son fuentes que apoyan una estabilización del crecimiento hacia delante. Por último, la política fiscal está siendo moderadamente expansiva lo que, si bien es una mala noticia para los objetivos de reducción del desequilibrio en las cuentas públicas, supone un soporte para la demanda interna.

Sin embargo, ciertos sectores continúan reflejando de manera negativa la puesta en marcha de cambios regulatorios. Lo anterior se observa principalmente en las compras de automóviles, en los indicadores relacionados con el sector inmobiliario y en la creación de empleo en aquellas regiones, empresas o colectivos más expuestos al aumento del Salario Mínimo Interprofesional. Adicionalmente, el sector turístico de playa continúa mostrando una debilidad que parece ir más allá de lo que puede explicar la ralentización de la demanda externa. A pesar de lo anterior, parece que el contagio desde estos sectores al resto de la economía permanece acotado.

A pesar del resurgimiento de las tensiones geopolíticas en Oriente Medio, la incertidumbre relacionada con el entorno internacional disminuye gracias a una mayor claridad en los temas comerciales. Por ejemplo, el resultado de las elecciones en Reino Unido parece haber reducido la probabilidad de una salida desordenada de la Unión Europea. Adicionalmente, a pesar de que algunos sectores y empresas se han visto negativamente afectados por el aumento en los aranceles impuestos por EE. UU. a la Eurozona, los artículos afectados suponen una parte relativamente reducida de las exportaciones españolas. Más aún, hay señales de una reducción en la tensión entre las principales áreas económicas, como lo demuestra el tentativo acuerdo que podrían haber alcanzado EE. UU. y China. También se consolida la expectativa de una política fiscal moderadamente más expansiva en la UEM, especialmente en Alemania. Aunque el impulso no parece suficiente para elevar las expectativas de inflación en el conjunto de la Eurozona, permitirá al BCE mantener los tipos de interés en sus niveles actuales, sin necesidad de tomar medidas adicionales. En todo caso, habrá que estar atentos a las tensiones entre EE. UU. e Irán y a sus efectos sobre el precio del petróleo, particularmente importantes en una economía importadora de combustible como la española.

España está en una encrucijada: la velocidad futura de la recuperación dependerá de las políticas que se implementen durante los próximos meses. La incertidumbre sobre la política económica se mantiene elevada dada la falta de consenso que parece mantenerse sobre temas clave. La jornada de huelga y los distintos episodios de tensión observados en Cataluña durante el mes de octubre parecen haber tenido un impacto negativo sobre la actividad en la economía regional, pero reducido e inferior a lo observado hace dos años. El cambio de tendencia que se ha observado en la evolución de la economía catalana desde la segunda mitad de 2017 ha supuesto un limitante para el crecimiento del conjunto de la española.

De particular importancia serán los cambios que el nuevo Gobierno pueda introducir en ámbitos tan importantes como el mercado laboral o las pensiones. Antes de avanzar en una reversión total de las reformas implementadas en años anteriores, sería conveniente revisar las distintas evaluaciones que se han hecho sobre los efectos que han tenido las medidas introducidas y mantener aquellos aspectos que han sido valorados positivamente. Este espíritu de evaluación de políticas públicas debería extenderse a todos los ámbitos. A este respecto, un análisis detallado de los costes y beneficios de los cambios recientemente impulsados en el sector de la vivienda o de los incrementos en el Salario Mínimo Interprofesional debería guiar las actuaciones futuras.

La reducción del desequilibrio en las cuentas públicas debería seguir siendo un objetivo prioritario, minimizando el impacto de la consolidación fiscal sobre el crecimiento. En este sentido, es bienvenido el compromiso del nuevo Gobierno con la responsabilidad fiscal y con la mejora de la eficiencia en el uso de los recursos a través del fortalecimiento de sistemas de evaluación de políticas públicas. En todo caso, se mantiene la incertidumbre sobre la velocidad del ajuste y el impacto neto sobre la actividad que puedan tener los incrementos impositivos que sean aprobados para financiar las políticas de gasto anunciadas. Además, el punto de partida no es el mejor, toda vez que en 2019 la reducción del déficit habría sido casi nula, incumpliendo las metas establecidas a pesar de un entorno de recuperación económica y de bajos tipos de interés. De hecho, el año pasado habría sido el quinto consecutivo con una política fiscal procíclica. Respecto a las previsibles subidas de impuestos, es necesario avanzar hacia una imposición eficiente, que limite los efectos negativos sobre el crecimiento, la innovación y el empleo, dé certidumbre sobre la capacidad recaudatoria, fomente la inversión, tome en cuenta la justicia intergeneracional y no ponga en peligro la competitividad de las empresas, en general, o de ciertos sectores, en particular. Estos criterios deben guiar no solo la política fiscal, sino el conjunto de la política económica.

En ausencia de reformas eficientes, el crecimiento de tendencia de la economía española estaría convergiendo a niveles significativamente menores que los observados al inicio de la recuperación. De la evolución reciente de la economía española se pueden destacar distintas fortalezas. Por un lado, el crecimiento del PIB se ha mantenido en promedio casi un punto porcentual por encima del de la UEM. Adicionalmente, esto se ha logrado al mismo tiempo que se han mantenido incrementos importantes en la inversión en maquinaria y equipo, sin que por ello se haya dejado de reducir el endeudamiento con el resto del mundo. Asimismo, la población vuelve a aumentar, producto de la inmigración, lo que incrementa la capacidad de crecimiento de la economía española. Por último, muchos de los desequilibrios que retroalimentaron los efectos de la crisis y la hicieron más virulenta se han reducido.

Todo esto apunta a que la economía española está hoy mejor preparada para enfrentar un entorno de mayor incertidumbre. En todo caso, el contexto internacional es de menor crecimiento. A nivel interno, el desempleo y el uso de contratos temporales se mantienen estructuralmente elevados, lo que tiene un efecto particularmente negativo en la desigualdad. Asimismo, el envejecimiento de la población será un reto importante para la actividad durante los próximos años. Finalmente, la productividad continúa mostrando un estancamiento preocupante. Estos últimos factores indican que España difícilmente alcanzará tasas de crecimiento similares a las observadas durante los últimos años, lo que pone de manifiesto la importancia de impulsar reformas que atajen de manera eficiente estos retos, mantengan un clima favorable para la inversión, y permitan afrontar con éxito los desafíos de la revolución tecnológica y de la transición energética.

Descárgate el informe completo con gráficos 

El presente documento ha sido elaborado por el Servicio de Estudios del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) por cuenta propia y de sus sociedades asociadas (cada una de ellas del Grupo BBVA) para su distribución en Estados Unidos y en el resto del mundo, y se ofrece a título meramente informativo. La información, opiniones, estimaciones y pronósticos aquí contenidos se refieren a esa fecha específica y están sujetos a cambios sin previo aviso debido a las fluctuaciones del mercado. La información, opiniones, estimaciones y pronósticos contenidos en este documento han sido recopilados u obtenidos de fuentes públicas que la Compañía considera correctas en cuanto a su exactitud, integridad y/o exactitud. Este documento no es una oferta de venta ni una solicitud de adquisición o enajenación de una participación en valores.

Analysis feed

Últimos Análisis

CONTENIDO RECOMENDADO

EUR/USD retrocede cerca de los mínimos mensuales, incapaz de mantenerse por encima de 1.1100

El par EUR/USD ha alcanzado su punto máximo en 1.1117, el nivel más alto desde el viernes, pero se ha girado a la baja después del comienzo de la sesión americana. El movimiento a la baja tiene lugar incluso cuando el dólar estadounidense se mantiene con pérdidas frente a la libra esterlina y extiende la caída frente al yen japonés.

EUR/USD Noticias

GBP/USD Previsión: ¿Oportunidad de venta? El optimista informe de empleos puede ser solo un alivio temporal

El informe de empleos de noviembre superó las expectativas con el aumento de las ganancias promedio en un 3.2% anual, mejor que el 3.1% esperado. Excluyendo las bonificaciones, subieron un 3.4%, cumpliendo con las expectativas. La tasa de desempleo se mantuvo sin cambios en el 3.8%. El par GBP/USD reaccionó positivamente. Sin embargo, estos datos son insuficientes para detener un recorte de tasas.

GBP/USD Noticias

USD/JPY frena rebote en torno a 110.00, recuperación limitada por 110.10

El USD/JPY cayó hasta 109.86, el nivel más bajo desde el jueves, durante la sesión europea, arrastrado por una caída en las bolsas. Desde allí, rebotó recortando pérdidas hasta llegar a 110.07, en donde frenó la recuperación. En las últimas horas ha estado operando en torno a 110.00.  El par se estabilizó ya que el rebote de las bolsas a lo largo del mundo desde los mínimos perdió fuerza...

USD/JPY Noticias

Forex Hoy: El coronavirus se propaga a los mercados, el BOJ mejora las previsiones de crecimiento

El Banco de Japón dejó su tasa de interés sin cambios como se esperaba y aumentó las previsiones de crecimiento. El plan de estímulo fiscal del gobierno mantiene al BOJ al margen. El USD/ PY ha caído por la combinación del optimismo del banco y las preocupaciones sobre el Coronavirus.

Mercados Noticias

Predicción Bitcoin, Ethereum y Ripple: El mercado retrasa el viaje a la luna

El mercado de criptomonedas prosigue con el proceso de giro hacia una nueva fase alcista. Este cambio de rumbo se inició a principios de año tras una fase de consolidación que empezó a mitad del 2019. Las medias móviles más reactivas están configuradas para empezar a cruzar al alza las medias móviles más lentas. El proceso va a necesitar su tiempo y con toda probabilidad provocará un incremento de la volatilidad.

Criptodivisas Noticias

PARES PRINCIPALES

CRIPTODIVISAS

ANÁLISIS