Relaciones entre EE.UU. y China y la administración Biden: La guerra comercial terminó, pero no puedes volver a casa otra vez


  • El ejecutivo de Biden restablecerá el enfoque de no confrontación hacia China.
  • El acuerdo comercial entre Trump y China no será revocado sino ignorado, la responsabilidad del COVID-19 será minimizada.
  • La duradera relación política y personal de Joe Biden con Pekín cubrirá las disputas.
  • A pesar del cambio de Administración, la relación comercial entre Estados Unidos y China se ha modificado permanentemente.
  • Taiwán podría ser la nueva prueba entre Washington y Pekín.

Sin duda, a China le complace que Joe Biden sea el próximo presidente de Estados Unidos. El beligerante Donald Trump se irá el 20 de enero y con él se va la guerra comercial de dos años, las acusaciones de responsabilidad por la pandemia, los desafíos militares en el Pacífico y la personalidad voluble del cuadragésimo quinto presidente.

Pekín espera que "la próxima Administración estadounidense vuelva a adoptar un enfoque sensato, reanude el diálogo con China, restablezca la normalidad en las relaciones bilaterales y reinicie la cooperación", dijo el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, en una entrevista reciente a la emisora ​​estatal CGTN.

Es un deseo desesperado. No habrá vuelta atrás a la antigua relación con Estados Unidos o el mundo. Las sutilezas entre Washington y Pekín pueden mejorar, la sustancia ha cambiado para siempre.

Biden y China

El largo conocimiento de Joe Biden con los gobernantes de Pekín, sus numerosos viajes allí y las relaciones comerciales de su familia con empresas del país asiático aseguran un grado de cordialidad desconocido durante la administración Trump.

Aunque las bromas diplomáticas y la retórica política entre Pekín y Washington tendrán un tono más dulce bajo la Administración de Biden, los tres temas más importantes entre los dos países (el comercio, el origen y tratamiento de la pandemia y la expansión de China en el Pacífico) aseguran que la sustancia de la relación seguirá siendo intensamente competitiva.

Estados Unidos y China: COVID-19

El tema más emotivo es el COVID-19.

La responsabilidad de China por el brote y la demora del gobierno en informar al mundo del peligro mientras permitían que miles de viajeros salieran de Wuhan y propagaran el virus por todo el mundo es un asunto de dominio público. La negativa de Pekín a compartir datos médicos contribuyó sustancialmente a la propagación de la pandemia.

covid

Fuente: Reuters

Incluso ahora, un año después del brote, los datos de China sobre casos, muertes y hospitalizaciones en cualquier momento parecen reducidas casi universalmente.

La administración Biden suavizará cualquier crítica a la gestión de la pandemia por parte de Pekín, prefiriendo limitar ese conflicto a la era de Trump. Es muy tarde. La información negativa que se ha descubierto el año pasado ya es de dominio público y se seguirá revelando más. Recientemente, un funcionario estadounidense dijo que el origen del virus en un laboratorio chino era una alternativa creíble a una ocurrencia natural.

China ha anulado la confianza del mundo con su comportamiento reservado y poco cooperativo durante la pandemia.

Con suerte, la Administración Biden comprenderá que una renovada actitud positiva de los Estados Unidos será un activo valioso para Pekín y que China debe ganárselo.

China y Estados Unidos: La guerra comercial de Trump

La batalla comercial del presidente Trump con China fue el primer intento exitoso de cambiar los términos de comercio entre China y Estados Unidos y, por extensión, al resto del mundo. Durante las dos últimas décadas, muchas empresas se han quejado de las demandas de China, el requisito de propiedad local, el robo de información patentada y la insistencia en el acceso a la propiedad intelectual.

Las administraciones estadounidenses anteriores habían negociado acuerdos comerciales con China y habían presentado y ganado casos ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), pero poco de sustancia había cambiado. Después de varios años necesarios para presentar y juzgar un caso en la OMC, quedaba poca información patentada que proteger, ya que su divulgación era una condición para abrir una empresa en China.

El gobierno chino y las empresas continuaron operando durante décadas con casi total impunidad por no cumplir con los acuerdos.

La administración Trump fue el primer gobierno estadounidense y, de hecho, el primer gobierno del mundo, que adoptó un enfoque antagónico al problema comercial con China.

La imposición de aranceles fue criticada rotunda y vehementemente por muchos en los sectores público y privado en los Estados Unidos y en otros lugares y no menos importante por Pekín, que impuso aranceles de represalia.

Sin embargo, la evaluación de que China tenía más que perder que Washington en una guerra comercial con Estados Unidos era correcta. Los aranceles tuvieron un impacto en Pekín y fue bajo su coacción que China negoció un acuerdo comercial.

Esa primera fase lograda, y única, del acuerdo comercial caerá en desuso bajo la Administración de Biden, no mencionada e ignorada pero no repudiada.

Incluso es posible que la administración Biden, reconociendo que el trabajo duro ya está hecho y que el acuerdo ofrece a las empresas estadounidenses un campo de juego mucho mejor en China, después de un intervalo discreto, siga las restricciones y espere silenciosamente que China también lo haga.

El comercio y las inversiones mundiales con China han experimentado un cambio radical. Pekín ha demostrado ser accesible a la presión.

Los gobernantes del Partido Comunista no querían negociar. No querían firmar un acuerdo comercial. Querían mucho que continuaran las relaciones comerciales de la generación pasada a pesar de que esas relaciones se fundaron cuando China en realidad era una economía pobre en desarrollo en lugar de la segunda economía más grande del mundo.

La campaña de dos años de la Administración Trump para cambiar esa realidad no solo tuvo éxito en Estados Unidos sino en el mundo. No habrá vuelta atrás a los arreglos anteriores.

Situación histórica de Estados Unidos y China: El teatro del Pacífico

China se ha aprovechado de la pandemia para acabar con el movimiento democrático en Hong Kong. En los últimos días antes de escribir este artículo, las autoridades de China continental han arrestado a casi todos los líderes del movimiento y sus representantes en la legislatura. Hong Kong será completamente absorbido por el estado de vigilancia y policía chino. No fue una coincidencia que Pekín eligiera la temporada electoral estadounidense y sus secuelas para finalizar su toma de posesión.

China ha estado ampliando sus peticiones sobre las aguas territoriales en el Mar de China Meridional durante varios años. Primero intentó hacer valer los derechos aéreos sobre esas aguas en 2013, a lo que poco después le siguió un viaje a Pekín del entonces vicepresidente Joe Biden y una delegación que incluía a su hijo Hunter.

La administración Obama y la administración Trump se opusieron al intento de China de ejercer jurisdicción, volando y navegando con embarcaciones militares estadounidenses a través del área reclamada sin solicitar el permiso de las autoridades chinas. Esa política de mantener activamente los derechos aéreos y marítimos reconocidos internacionalmente podría ser uno de los cambios provenientes de Washington con un Departamento de Estado de Biden que niega la petición de China sin hacer valer los derechos de tránsito.

Reclamaciones territoriales en el Mar de China Meridional

china

Puestos de avanzada nacionales en el Mar de China Meridional

china

El yuan chino y el dólar estadounidense

China gestiona el valor del yuan frente al dólar como parte activa de su política económica y exterior.

El ejemplo más evidente es la devaluación del yuan tras el inicio de la disputa comercial con Estados Unidos a principios de 2018. El 1 de febrero el yuan abrió en 6.2902 por dólar. El 1 de noviembre, el USD/CNY cotizaba en 6.9758, una devaluación del 10.9%.

La política esencialmente mercantilista de China era presionar a Estados Unidos en la disputa, haciendo que sus productos fueran más baratos para el resto del mundo y encarecían las exportaciones estadounidenses al país asiático, particularmente en agricultura.

La devaluación fue una indicación de la seriedad con la que Pekín se tomó el desafío estadounidense. La devaluación es una política costosa para la economía china. China importa casi todo su petróleo y muchos otros recursos, y un yuan más barato encarece las importaciones. Muchas de las fábricas de China son esencialmente operaciones de ensamblaje que combinan piezas de proveedores extranjeros. Estas importaciones de manufacturas también se vuelven más caras, lo que reduce las ganancias operativas.

A medida que la guerra comercial se intensificó en la segunda mitad de 2019, el yuan cayó a 7.1789 a principios de septiembre, una disminución del 14.1% desde su valor el febrero anterior.

usdcny

Con la firma del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China en enero de 2020, el USD/CNY ya había vuelto a caer a 6.8500. La primera fase de la pandemia y los bloqueos económicos, primero en Wuhan y luego en sucesión en todo el mundo, llevaron al Banco de China a devaluar nuevamente el yuan por encima de 7.1500 por dólar para proteger sus mercados de exportación.

Desde ese pico, el USD/CNY ha caído constantemente cerrando en 6.4618 el 6 de enero, una disminución del 9.9% desde el máximo más reciente de 7.1693 del 27 de mayo.

Debido al uso muy limitado del yuan fuera de los propios mercados de China, el impacto general sobre el dólar de la manipulación del gobierno es pequeño.

Conclusión

La administración Biden promocionará su experiencia en China y su familiaridad con los gobernantes de Pekín como las piedras angulares de una política exterior asiática más exitosa y menos conflictiva.

En realidad, es poco probable que cambie. Las relaciones entre los dos poderes están y seguirán estando determinadas por los intereses de cada nación. Esos no serán diferentes a partir del 21 de enero.

El acuerdo comercial de la Administración Trump fue un comienzo necesario para obligar a China a renunciar a sus prácticas injustas y a cumplir con sus propios acuerdos firmados. Ningún interés estadounidense avanzará repudiando ese arreglo.

China continuará ocultando su responsabilidad sobre la pandemia pero, al igual que con sus estadísticas de salud, no encontrará una audiencia creyente fuera de sus propias fronteras.

Finalmente, la confrontación en el Pacífico entre la creciente afirmación de China y el dominio de 70 años de Estados Unidos no puede apaciguarse con un cambio de partidos políticos en Capitol Hill. Es posible que China se haya deshecho de la independencia de Hong Kong, pero un problema mucho más grande y peligroso en Taiwán está en el horizonte.

La información en estas páginas contiene declaraciones a futuro que implican riesgos e incertidumbres. Los mercados e instrumentos perfilados en esta página son sólo para fines informativos y no deben de ninguna manera aparecer como una recomendación para comprar o vender estos valores. Usted debe hacer su propia investigación minuciosa antes de tomar cualquier decisión de inversión. FXStreet no garantiza de ninguna manera que esta información esté libre de errores, errores, o incorrecciones materiales. Tampoco garantiza que esta información sea de naturaleza oportuna. Invertir en Forex implica un gran riesgo, incluyendo la pérdida de toda o parte de su inversión, así como angustia emocional. Todos los riesgos, pérdidas y costos asociados con la inversión, incluyendo la pérdida total del capital, son su responsabilidad.

Analysis feed

Últimos Análisis


Últimos Análisis

CONTENIDO RECOMENDADO

Pronóstico del EUR/USD: Aumentan las tensiones antes de la Fed, el PIB del cuarto trimestre

Un mejor humor en el mercado envió al EUR/USD a un máximo diario de 1.2175. Sin embargo, los inversores se mantienen cautelosos antes de los eventos de primer nivel en los EE.UU. que se publicarán más adelante en la semana, y tienen dudas sobre un mayor estímulo de EE.UU.,

EUR/USD Noticias

Pronóstico del GBP/USD: Los alcistas mantienen el control, 1.3800 a la vista

El par GBP/USD alcanzó su punto máximo en 1.3744, flirteando con el máximo anual y manteniéndose cerca a medida que el día llega a su fin. La libra se vio impulsada por datos de empleo del Reino Unido mejores de lo esperado, ya que la tasa de desempleo de la OIT fue del 5% durante los tres meses hasta noviembre. 

GBP/USD Noticias

Pronóstico del USD/JPY: Bajo presión leve, sin fuerza direccional clara

El par USD/JPY descendió ante un mejor estado de ánimo del mercado, lo que afectó al dólar. El par USD/JPY cotiza en la zona de precios de 103.60, no muy lejos de un mínimo diario de 103.55. 

USD/JPY Noticias

Mercados en espera con un dólar que se asoma al alza

Como es habitual antes de las reuniones de política monetaria de la Fed, los mercados se mueven muy poco, con rangos de precios estrechos. La ausencia de datos de relevancia también limita la volatilidad de los mercados, que ahora esperan definiciones sobre el plan de estímulo prometido por Biden. 

Mercados Noticias

Previa del IPC trimestral de Australia: Una sorpresa al alza podría salvar el día para los alcistas del AUD

Se prevé que el IPC australiano se desaceleró en el cuarto trimestre después de la sorpresa positiva del trimestre anterior. El RBA se mantendrá sin cambios el próximo mes después de los sólidos datos de empleo. Una sorpresa al alza en las cifras de inflación podría salvar el día del AUD/USD.

Indicador Económico Noticias

PARES PRINCIPALES

PETRÓLEO

ORO