• Este artículo escrito por Yuri Rabassa fue publicado originalmente en la revista de septiembre de 2014 de ForexDuet.

Las Bandas de Bollinger son uno de los indicadores más populares entre los traders, sin embargo es uno de los más incomprendidos por los principiantes. Vamos a arrojar luz sobre este indicador que, elegante por su simplicidad, ayuda a definir los giros del precio, y las pausas de tendencias, ofreciendo un marco de valoración y expectativas, de una manera muy visual.

Además, aportan un análisis de la volatilidad que las hacen muy interesantes para los traders que buscan "breakouts" en las expansiones de volatilidad, o que simplemente analizan sus ciclos.

Cuando John Bolinger las diseñó en el año 1983 buscaba perfeccionar el concepto de bandas en el concepto estadístico de regresión a la media, que viene a significar que "todo acaba regresando a casa", en este caso su media. así que, si el precio se encontrase muy alejado de su media móvil podría considerarse sobre comprado o sobrevendido.

Con anterioridad a la concepción de las Bandas de Bollinger los métodos de trazados de bandas más populares eran estos:

Los canales Donchian

Muy populares a través de la conocida historia de "Las Tortugas!, ese grupo de traders novatos liderados por Richard Dennnis, que en los años 80 recibieron una formación de pocas semanas y, tras lo cual, les encargaron gestionar millones de dólares del fondo de inversión especulativo que lideraba el propio Dennis en Chicago. Se cuenta que su sistema de trading se basaba sobretodo en los canales Donchian. Estos se dibujan a partir del máximo y mínimo de un número de días anteriores, normalmente 20.

Las desventaja principal de estos canales es que permanecen demasiado estáticos, y no deja de ser una manera bastante rudimentaria de reflejar la volatilidad que ha existido durante un periodo.

Canales Dochian


Los porcentajes respecto de una media móvil

Una técnica que llegó a ser muy popular, entre muchos especuladores profesionales, era la de dibujar una media móvil y su imagen especular, por arriba y por abajo, desplazado en un porcentaje determinado. Todavía hoy sigue utilizándose.

Imaginemos que ese porcentaje es del 3%. De esta manera, si uno observa la cotización del precio acercándose a la banda superior o inferior, podría considerar que el precio se encuentra algo sobrecomprado o sobrevendido, ya que se habría alejado cerca de un 3% de su media.

El concepto resulta bastante intuitivo, sin embargo, ajustar sus parámetros es bastante más complicado. La dificultad reside en determinar qué porcentaje es el adecuado, y eso dependerá del mercado, del subyacente, y de la volatilidad del momento. Éstas son precisamente las principales limitaciones de este indicador; que no resuelve el análisis de las variaciones de volatilidad.

Media Móvil