Es muy común en las conversaciones entre traders hablar de los aspectos psicológicos de la operativa. Los nervios, los miedos, la excitación, todos surgen al momento de operar. Al igual que con el análisis técnico, el trader entra en una obsesión por acumular conocimiento (Así no lo use), esta vez respecto al tema de psicología del trading. Hay abundante material, los libros clásicos de Mark Douglas, Ari Kiev y otros autores como Steenbarger. Sin embargo más allá de comprender muchas cosas de tipo psicológico y obtener algunas prácticas es claro que la prueba final siempre será cuando el trader enfrenta el mercado y pone sus órdenes. Es allí donde la teoría se vuelve dinero a favor o en contra del operador y es donde finalmente debe haber prácticas que le ayuden a llevar el tema psicológico como una fortaleza y no como un obstáculo en su carrera. En este artículo no se habla del tema desde el punto de vista de la erudición de los nombrados autores, cuya obra es disponible para cualquiera; se hablará desde la óptica de una persona que opera día a día y que ha encontrado algunas prácticas que le permiten avanzar permanentemente. Veamos a continuación las principales que vivo en el ejercicio diario de la profesión:

1) El punto de partida es tener presente que el trading es una actividad para generar rendimientos financieros sobre un capital, pero que dichos rendimientos no llegan, sino que hay que obtenerlos directamente de operaciones en condiciones de incertidumbre. Aceptar lo anterior es muy importante, porque lleva al trader a un estado mental donde debe desaparecer el perfeccionismo, el ansia de tener la razón y la búsqueda del método infalible y las operaciones perfectas. Con esto se es consciente de la permanente posibilidad de pérdida, con lo cual se asumen prácticas de control de riesgos estrictas, se mejora el enfoque hacia las reglas del trading plan y se elimina el exceso de análisis.

2) El trading no es excitante, por el contrario es una actividad que exige alto nivel de concentración, enfoque, capacidad analítica y paciencia. Si usted se siente excitado frente a la pantalla, con seguridad no ha comprendido aun el negocio. El tedio hace parte inseparable del buen ejercicio del trading, por el contrario, la excitación y la fantasía son compañeros de jugadores que creen ser traders porque ponen órdenes en el mercado. Una persona puede asumir esta profesión con cualquiera de las dos siguientes ópticas: a) jugador de ruleta, la más común de las visiones del trading, la historia que abunda, las personas que apuestan, predicen, inventan, improvisan y or supuesto pierden el capital y el tiempo ; b) Performers o sea personas enfocadas en el negocio, mejorar el desempeño, desarrollar la habilidad y generar utilidades con sólidos procedimientos, simples y aplicables basando su éxito en el trading pan y el muy estricto control de riesgos.

3) Saber lo que se hace es fundamental, hay que acercarse más a la visión del performer que a la del jugador de ruleta. Debe el trader tener sólidos conocimientos de un método aplicable y confiable, hay miles, muchos buenos, muchos que no sirven. En nuestra compañia  usamos acción de precios por su confiabilidad. Ahora bien, no es suficiente con manejar conceptos, hay que tener muy claros y simples procedimientos que deben usarse día a día e irse mejorando con la práctica real. Es muy común que las personas en el mundo del trading acumulen conocimiento de manera ávida, pero no desarrollan procedimientos ni manejan riesgos…camino directo a entregar el capital. Entender un método confiable de trading, aplicarlo de manera consistente y controlada, permite al operador de mercados desarrollar confianza y enfocarse en el proceso de trading lo cual a la larga genera resultados satisfactorios. No es toda una vida lo que usted necesita para ser trader, haga el ejercicio bien hecho un día y repítalo cada nueva sesión de trabajo, el efecto en su trading será muy positivo.

4) Controlar los riesgos es quizás la más importante de las prácticas que cualquier trader debe usar. Cuántos portafolios se acaban en unas pocas operaciones que eran stps normales en situaciones de mercado comunes, pero que por falta de control de riesgos terminaron generando pérdidas catastróficas. Con control de riesgos el trader tiene tiempo suficiente para desarrollar la habilidad y no agotar su capital en el proceso. El mejor control a los miedos, a la palpitación y sudoración, a estar pegados de la pantalla como si eso moviera el precio a su favor, es el manejo de tamaño de operación. Si la persona solo arriesga en un trade una cantidad que en caso de pérdida no le afecte emocionalmente y a su portafolio con pérdida porcentual catastrófica, es una persona que va a estar operando de manera relajada, confiada y alto nivel de concentración, elimina el ruido mental.

Hay mucho que hablar respecto a este campo, en éste artículo hemos resumido las prácticas que usamos día a día y que resultan útiles y efectivas. Enfóquese, tenga procedimientos rigurosos, controle riesgos y domine un método, verá los resultados.