Este articulo ha sido escrito por Ismael De La Cruz, Director de Análisis de WiseTrend.es y miembro del Instituto Español de Analistas Técnicos y Cuantitativos (IEATEC). 

Análisis pormenorizado de la estructura de las medias móviles


Es una de las principales herramientas con las que cuenta el analista técnico, que dada su sencillez, efectividad y adaptabilidad, la convierten en un elemento imprescindible de todo análisis que pretenda ser serio y profesional. Es cierto que se prestan muy bien a ser programadas desde el punto de vista informático para crear una gran variedad de sistemas automáticos, pero el estudio ha de centrarse sobre su estructura, fundamento y operatividad.

» Fundamento e importancia de las medias móviles

Una media móvil es la media de una serie de aspectos (principalmente el volumen y el precio) que se aplica durante un periodo determinado de tiempo, de manera que a medida que van surgiendo nuevos datos van desapareciendo los primeros de cara a que el periodo fijado se mantenga.

Se trata de una media aritmética en la que se tiene en cuenta la suma de los últimos precios (lo más normal es realizar el cálculo sobre los precios de cierre) y se divide entre el período escogido.Por tanto, muestra el valor medio del precio de un mercado durante un determinado período de tiempo y en función del cambio del precio, su valor medio va aumentando o disminuyendo.

Por ejemplo, una media móvil de 20 días se obtendría sumando los 20 últimos cierres y dividiendo entre 20. En la siguiente sesión, al día siguiente, para tener actualizada la media móvil, se resta el primer cierre y sumaríamos éste último, volviendo a dividir la suma de los cierres por 20.

Este ejemplo se refiere a una media móvil simple, más adelante veremos los diversos tipos de medias que existen.

Es un grave error pretender utilizar una media móvil para anticiparse a lo que hará el mercado, ya que no es ésta su función, su labor es seguir tendencias que ya se han iniciado previamente, advertir al analista de que existe una tendencia en marcha y que sigue vigente aún. Precisamente por ser un indicador seguidor de tendencia, cuando en el mercado precisamente no hay tendencia (porque se encuentra en un rango plano y lateral), la media móvil fallará y no será de gran ayuda.

Digamos que la esencia de la media móvil es que suaviza el precio del mercado en cuestión y de esta forma vemos de manera más nítida la realidad, podemos ver el fondo del bosque sin que los árboles nos lo impidan, lo que en el argot se conoce como eliminar el ruido. Pero esto tiene un peaje, que cuando la media móvil alerte al analista, la tendencia ya se habrá puesto en marcha, no se cogerá este tren desde el inicio, sino en plena marcha.

Una media móvil se puede adaptar a cualquier periodo de tiempo, tanto en gráficos pequeños, como medianos y mayores, incluyendo perfectamente los gráficos intradiarios.Como es lógico, cuanto mayor sea el periodo de cálculo que se le aplique a la media móvil, el retraso se incrementará, con las ventajas e inconvenientes que ello supone:

• Ventaja: eliminamos más ruido aún, de manera que evitamos los fallos de tendencia.

• Inconveniente: el retraso en cuanto a detectar una tendencia y su inicio es mayor.

Y viceversa, cuanto menor es el periodo utilizado, más de cerca seguirá la media al precio, presentando ventajas e inconvenientes:

• Ventaja: en cuanto se produce un giro en la dirección del precio menos tiempo tardará la media en avisar.

• Inconveniente: a nada que dentro de una tendencia haya una pequeña pausa o rebote pequeño, la media indicará giro de tendencia, con lo que perderemos el resto de la tendencia. Además, en cuento la tendencia no sea muy fuerte, tendremos continuos avisos que serán mayormente falsos.

La doctrina mantiene diferentes puestos de vista en cuanto a qué periodos para la media móvil se les puede considerar corto, medio y largo plazo, aunque en líneas generales hay un cierto consenso.

De todas formas, no conviene obsesionarse con ello. Imaginen un analista que quisiera analizar un mercado para el medio plazo. Podría utilizar una media de 50 ó de 70 periodos. 

Pero si utiliza un gráfico diario, incluso con una media de corto plazo como la de 20 le podría servir perfectamente, dado que al ser un gráfico diario ya estamos en línea con lo de medio plazo.

Para calcular una media móvil lo idóneo es utilizar los precios de cierre, aunque algunos autores prefieren utilizar los máximos y mínimos del día.

Tipos de medias móviles

Existen diversos tipos de medias móviles. A continuación estudiaremos cada una de ellas, sus ventajas e inconvenientes, su estructura y algunos ejemplos gráficos al respecto.

Media simple

Es una media aritmética en la que la ponderación es la misma en todas las sesiones.
Este tipo de media móvil se elabora se calcula mediante la suma de los precios de cierre de un mercado durante un determinado número de períodos y dividiendo a continuación la suma por el número de dichos períodos.Por tanto, se obtiene con el promedio simple de los precios de n períodos anteriores, es decir, sumando los precios de n períodos y dividiendo esa suma por n.En otras palabras, trata igual al precio dentro del plazo temporal o periodo considerado.

Por ejemplo, una media simple de 20 días es una media aritmética que se obtiene sumando los precios de los últimos 20 días y dividiendo entre 20.

Los detractores de la media simple basan su argumento en dos premisas:

• Sólo se tienen en cuenta un periodo determinado del precio y no todos los precios anteriores.

• Otorga la misma relevancia a todos los precios del periodo.

En mi opinión es una media muy válida pese a las críticas que pueda recibir en un momento dado.Una regla a tener presente: las medias móviles simples son más lentas que las ponderadas y las exponenciales. Tiene a favor que evita más señales falsas pero por otra parte detecta una tendencia después que el resto de medias móviles.

Media ponderada

Este tipo de media móvil se caracteriza porque pondera más los datos recientes que los datos más alejados. Así pues, le concede más valor a los cambios más recientes en el precio, a los últimos movimientos de la cotización.

Como principal consecuencia de ello, la media móvil ponderada, en comparación con la media simple, seguirá más de cerca al precio.

Se obtiene multiplicando el periodo más antiguo por uno, el penúltimo por dos y así hasta el más reciente (por ejemplo, en una media ponderada de 50 días se multiplica el último periodo por 50. La suma del resultado de estas multiplicaciones se divide entre la suma de las ponderaciones.

En mi opinión es una media demasiado rápida y se asume un mayor riesgo.

Una regla a tener presente: las medias móviles ponderadas son más rápidas que las simples y las exponenciales. Tiene a favor que detecta una tendencia antes que el resto de medias, pero a cambio se asume un mayor riesgo puesto que cualquier intento de movimiento (en contra) no sólo nos echará o sacará del mercado, sino que también tendremos muchas señales falsas si no hay una tendencia muy fuerte y clara.

Media exponencial

En este tipo de media móvil se le concede mayor relevancia al día anterior. Presenta la ventaja de que añade un elemento corrector que otorga mayor relevancia y peso a los cambios en el precio más próximos al cambio actual.

Por tanto, estas medias exponenciales tienen más en cuenta los datos más recientes frente a los más alejados en el tiempo,

Precisamente porque toman en consideración la serie histórica de la cotización, es una media móvil sumamente interesante.Para calcularla se aplica un porcentaje al precio de cierre de hoy (pongamos de ejemplo un 10%) y se añade al resultado de multiplicar la media exponencial del día anterior por la diferencia entre el 100% y ese porcentaje (90%).

En mi opinión es la mejor media móvil, ya que ni es la más lenta (como la simple) ni la más rápida (como la ponderada), siendo algo intermedio y ya saben que la virtud está en el medio.

Bien, una vez que hemos visto los tres tipos de medias móviles tradicionales y más utilizadas por los analistas técnicos, le expongo en un gráfico la comparativa entre ambas.

En el gráfico pueden ver tres medias móviles de 100 periodos cada una de ellas. La de color verde es la media simple, la de color azul es la media ponderada y la de color rojo es la media exponencial.

Como pueden ver, es la media ponderada (azul) la que siempre va siguiendo al precio más cerca, la media simple (verde) es la media más alejada del precio, y la media exponencial (roja) es la intermedia, ni la más cercana ni la más alejada, ni la más lenta pero tampoco la más rápida.