Un mercado inmóvil a la espera del BCE

Hola Amigos, buen día.  Los pares principales de monedas han ingresado en una suerte de pausa, de la cual saldrán próximamente. Sin embargo, hay que saber que estos movimientos de tan poca monta suelen ser seguidos de fuertes oscilaciones, que normalmente son mucho más amplias que en jornadas normales. Y en este contexto, conviene revisar que es lo que puede pasar en cada caso, y cual es el camino que cada una de las monedas puede tomar. 

La inmovilidad del euro es totalmente esperable.  Con la reunión del BCE a 24 horas, poco se puede esperar en cuanto a continuaciones o cambios de tendencia.  La moneda única se mueve en un rango muy estrecho, que no supera 1.1720 pero tampoco cae en forma concluyente.  La presentación del jueves de Mario Draghi, presidente de la entidad, moverá en forma decisiva al euro, y puede que su rumbo sea bajista.  Si Draghi no da definiciones importantes en cuanto a aumentos de tipos -la última vez fue en la reunión anterior y dijo que durante un año no habrá movimiento alguno-, es muy probable que veamos al euro quebrando sus propios mínimos del año, por ahora en la zona de 1.1500.

La libra Esterlina tuvo en la víspera un buen día.  La líder británica Theresa May anunció que tomará a su cargo las negociaciones del Brexit, un proceso tedioso, con pocas definiciones, y en el cual las dos dificultades mayores son que muchos de los que querían salir de la UE ahora no quieren hacerlo, y que se amplía la brecha entre los que sí lo desean, generando problemas políticos internos de alto nivel.  La libra, sin brillar, logró al menos salvar la zona de 1.3100, y es probable que siga un camino alcista de corto plazo durante el transcurso de la semana.

El yen, por su parte, es la moneda que sí tiene terreno para ganar.  Si bien ello no ocurrirá esta semana, esta vez tomará protagonismo propio, y no por ser un refugio de inversores preocupados.  El 31 de julio el BoJ decidirá si comienza a recortar los planes de estímulo (compra de acciones a través de ETF por más de 6 billones de yenes), manteniendo sus propios bonos en el 0% de interés, y una tasa negativa, lo cual viene llevando a cabo desde 2015.  Si esto sucede, pues será el momento de  comprar yenes, y sobre todo, de vender EUR/JPY.

Nada de esto ocurrirá este miércoles.  Las ventas de viviendas nuevas en Estados Unidos, junto con los inventarios de petróleo, son los datos a seguir en una sesión que promete poco, y en la que el dólar no parece tener sus mejores horas, en ningún frente.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el jueves.

 

Nota legal Este reporte, así como sus datos, informes y recomendaciones, está elaborado con el objeto de proporcional información general y no constituye una invitación a la compra o venta de divisas. El presente informe se basa en informaciones tomadas de fuentes que se consideran fiables pero que no han sido objeto de verificación independiente por parte de Adrian Aquaro. Confiar en el contenido del reporte o en las opiniones vertidas en el mismo corre por cuenta exclusiva del lector. Adriann Aquaro no participa con este informe del asesoramiento financiero a persona alguna, y no se responsabiliza por las ganancias o las pérdidas que se realicen tomando como base las opiniones vertidas en el mismo.