Trump frenó el ímpetu del dólar ¿los empleos lo reanudarán?

Cuando el panorama general favorecía claramente al dólar en todos los ámbitos, apareció, como ya se ha tornado costumbre, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para apagar dicho impulso.

Sin hablar abiertamente en contra de una apreciación del dólar, como lo hizo en oportunidades anteriores, Trump envió un mensaje avisando que habló con el líder chino, Xi Jinping, y que avanzó en conversaciones que buscan terminar con la guerra comercial que enfrenta a ambos países. Poco creíble, a mitad de la sesión americana del viernes, ya la prensa se está encargando de desmentir cualquier acuerdo.

Por otra parte, el propio Trump había dicho días atrás que si no había acuerdo, se encargará de poner aranceles a todas las importaciones de China. Un argumento más para no creerle.

Pero los mercados no tardaron en reaccionar ante las palabras del mandatario, y así como euro, libra Esterlina y franco suizo se desplomaron en pocos días, se recuperaron aún a mayor velocidad.

De pronto, el conflicto entre la UE e Italia por el presupuesto no tenía más cabida. Sin embargo, el conflicto está ahí, a la vista, y amenaza con un punto de no retorno. Italia, como lo hizo Grecia en su hora, juega con una carta que todos los países de Europa, menos Alemania, se guardan bajo la manga: o me aprueban lo que quiero, o me voy de la Eurozona. Si bien los italianos se apuraron en desmentirse a sí mismos, la intención de abandonar el euro fue expresada claramente, poniendo a la UE entre la espada y la pared. Alemania, que es el único país que defiende su propia creación a rajatabla, no pone estos cuestionamientos.

El euro hizo caso omiso del mismo conflicto que lo llevó a 1.1300 sin escalas, para recuperarse hasta 1.1440. Los datos de empleo de Estados Unidos de octubre, conocidos recientemente, no han hecho demasiada mella en su camino alcista.

La libra Esterlina, una vez más vapuleada por un conjunto de papelones de parte de los negociadores británicos y europeos por el Brexit, estuvo cerca de su mínimo anual de 1.2665, antes de crecer más de 300 puntos ante las versiones de que ambos lados habían llegado a un acuerdo en materia de servicios financieros. Si bien también esto fue desmentido, la libra se arregló para quebrar 1.3000, nivel cerca del cual cierra la semana.

El yen no tuvo muchos motivos para moverse en estos días, y termina algo castigado por el dólar, cerca de 113.00, pero sin una dirección clara. El oro, cuyo comportamiento es muy parecido al del yen, dejó de ser buscado como refugio, y creció por mérito propio, superando 1230 dólares por onza, aunque aún algo lejos de los máximos de octubre en 1242 dólares.

La semana que se inicia tiene un evento de excepción, cual es la reunión de política monetaria de la Fed. Si el organismo tiene en vista elevar los tipos de interés más allá de este año, para lo cual le sobran razones, lo dejará plasmado en su comunicado oficial, lo que a su vez debería repercutir en un dólar más fuerte, a pesar de Trump.

También el PBI de Reino Unido, y los anuncios de política monetaria del Banco de la Reserva de Nueva Zelanda estarán en el foco de los inversores, que buscan pistas a futuro por parte de la entidad.

Fuera de los mercados, las elecciones de medio término en Estados Unidos, previstas para el martes 6, serán un punto de inflexión en el gobierno de Donald Trump. Los resultados de los comicios no son algo menor: si gana, reafirmará su poder, y se encaminará a su reelección dentro de dos años; de lo contrario, deberá replantear varios aspectos de su política, pese a que, como se ve, y como quedó reafirmado en el dato de empleos del viernes, la economía, el empleo, la inflación y el PBI tienen un poco habitual equilibrio.

Nota legal Este reporte, así como sus datos, informes y recomendaciones, está elaborado con el objeto de proporcional información general y no constituye una invitación a la compra o venta de divisas. El presente informe se basa en informaciones tomadas de fuentes que se consideran fiables pero que no han sido objeto de verificación independiente por parte de Adrian Aquaro. Confiar en el contenido del reporte o en las opiniones vertidas en el mismo corre por cuenta exclusiva del lector. Adriann Aquaro no participa con este informe del asesoramiento financiero a persona alguna, y no se responsabiliza por las ganancias o las pérdidas que se realicen tomando como base las opiniones vertidas en el mismo.