Previsión Nóminas no Agrícolas de EE.UU.: ¿Está justificado el pesimismo sobre los índices bursátiles estadunidenses?

  • El informe de nóminas no agrícolas NFP es crucial, ya que los mercados bursátiles señalan que las preocupaciones económicas mundiales se extienden a Estados Unidos
  • Las ventas minoristas navideñas indican un gasto del consumidor saludable en Estados Unidos
  • Se espera una mejora moderada en la creación de empleo

El Departamento de Trabajo de EE.UU. publicará su informe de situación laboral el viernes 4 de enero a las 13:30 GMT. También conocido como el informe de nóminas no agrícolas NFP, por su estadística estrechamente observada sobre nuevos empleos, el informe mensual cubre la condición del mercado laboral de EE.UU. con información sobre la creación de empleos, dos tasas de desempleo, los ingresos promedio por hora, la participación en la fuerza laboral y otras estadísticas pertinentes. La cifra principal de las nóminas no agrícolas es actualmente la estadística económica estadounidense más seguida e informada.

Pronóstico

Se prevé que las nóminas no agrícolas NFP aumentarán en 177.000 en diciembre, una mejora respecto las 155.000 de noviembre, pero por debajo del promedio de seis meses de 213.000. Se espera que la tasa de desempleo se mantenga sin cambios en el 3.7%. Se cree que los ingresos promedio por hora aumentaron un 0.3% en el mes y un 3.0% en el año, en comparación con el 0.2% y el 3.1% de noviembre. El promedio de horas semanales podría aumentar un 0.1 como en noviembre, hasta 34.5.

Economía de los Estados Unidos: No mires atrás, podrían estar ganando

El crecimiento en EE.UU. en los primeros tres trimestres promedió un 3.3% anualizado, el mejor en más de una década. La última estimación del GDPNow de la Fed de Atlanta coloca el cuarto trimestre en el 2.7%, lo que dejaría el año en el 3.125%, también el más fuerte de los últimos diez años. Los incrementos mensuales en las nóminas promediaron 205.000 en los primeros once meses, muy por encima de las 75.000-100.000 necesarias para absorber a los nuevos entrantes en la fuerza laboral. La tasa de desempleo del 3.7% desde agosto y del 3.92% en el último año es la más baja que la economía de EE.UU. ha visto en más de una generación.

Las ventas minoristas en noviembre, en particular el crucial grupo de control con un 0.9%, que entra en el cálculo del PIB del gobierno, y un informe de MasterCard de un aumento del 5.1% respecto al año pasado en las ventas de vacaciones, parecen indicar que los optimistas consumidores de EE.UU. están dispuestos a gastar las ganancias salariales y están confiados en un marcado laboral seguro. Las cifras de confianza de los consumidores y las empresas se han mantenido en algunos de sus niveles más altos desde la crisis financiera, a pesar de la caída dramática en los precios de las acciones y varios disturbios políticos en Washington DC, China y Europa.

El sentimiento del consumidor en la encuesta de la Universidad de Michigan aumentó inesperadamente a 98.3 en diciembre, desde el 97.5 de noviembre, y aunque las actitudes se han moderado desde el registro de marzo del 101.4, los puntajes de este año se encuentran entre los mejores de los últimos 20 años. Uno de los impulsores de las emociones positivas de los consumidores ha sido el reciente aumento de los salarios. Las ganancias anuales por hora fueron del 3.1% en octubre y noviembre, la mayor compensación en nueve años. Otra ventaja para la economía de consumo ha sido la inflación moderada. El índice general anual de precios al consumidor fue del 2.2% en noviembre y el índice PCE subyacente fue del 1.9%. Ninguna medida de inflación muestra las típicas presiones de final de ciclo mientras que el mercado laboral se topa con las restricciones de disponibilidad.

No obstante, persisten las preocupaciones sobre la desaceleración del crecimiento económico mundial. Uno de los aspectos es la fuerte caída en muchas de las cifras chinas, que coinciden, si no específicamente, con la disputa comercial con los Estados Unidos. Otro aspecto es el continuo lastre europeo, desde el rompecabezas sin resolver del Brexit, la victoria del presupuesto pírrico de Italia o la debacle fiscal de Francia. Estas preocupaciones se han reflejado en las pérdidas de fin de año de los índices bursátiles que ponderan a las grandes empresas con una fuerte exposición internacional. El Dow Jones perdía un 13% desde sus máximos de octubre al cierre del miércoles y el S&P 500 perdía un 15%.

Las preocupaciones de los mercados bursátiles son dobles. ¿Puede EE.UU. mantener su expansión de tantos años, especialmente si el crecimiento en los otros dos bloques económicos más grandes, China y la UE, se está desvaneciendo? ¿Volverá la actividad económica interna al nivel del 2% a medida que los efectos de la reforma fiscal de 2017 empiecen a disminuir? Todavía no está claro si la disminución de un crecimiento del 4.2% en el segundo trimestre a menos del 3% en el último es una evidencia de un aumento insostenible en el tiempo o una nueva mediana más alta.

El consumidor estadounidense, responsable de aproximadamente el 70% de la actividad económica doméstica, combinada con la débil incidencia de las exportaciones de los Estados Unidos, en relación con el tamaño de su economía, históricamente ha servido para aislarlo de la agitación económica en otros lugares. Los mercados bursátiles se preguntan, junto con muchos economistas y analistas, si esto sigue siendo cierto.

Otra incertidumbre es la disposición final de la disputa comercial entre Estados Unidos y China. Si esto se resolviera en beneficio de ambas economías, disiparía la mayoría de los temores sobre el crecimiento mundial en los próximos dos años.

Política de la Reserva Federal

La Fed ya ha dado voz a algunas de estas preocupaciones en sus proyecciones económicas y de tasas en diciembre. La previsión de las subidas de las tasas en 2019 se han reducido a dos, desde las tres anteriores, con una tasa terminal de los Fondos de la Fed del 2.9% en lugar del 3.1%. El crecimiento económico en 2018 ha caído al 3%, desde el 3.1% en las proyecciones de septiembre, y al 2.3% desde el 2.5% para 2019. Estos son los primeros ajustes negativos a las proyecciones de la Fed en más de dos años. El presidente Powell mencionó el crecimiento en el extranjero como una de las preocupaciones de la Fed en su conferencia de prensa después de que el FOMC había aumentado la tasa de los Fondos de la Fed un 0.25%, hasta el ​​2.5%, la cuarta subida de 2018.

Cuanto mejor sean las cifras del informe de empleo, mayor será la confianza de que los Estados Unidos no estén destinados a desacelerar si el crecimiento de Europa y China retrocede aún más, con quizás Europa en recesión.

El dólar estadounidense

El USD se ha beneficiado de los flujos de aversión al riesgo hacia el final del año, ya que las pérdidas de los mercados bursátiles y los pronósticos económicos sombríos llevaron a los inversores hacia el refugio seguro. Un buen informe de empleos de los Estados Unidos disipará algunos de los temores de la economía estadounidense, pero sin un acuerdo comercial con China, la complejidad global y la oferta del dólar cambiarán poco.

La información en estas páginas contiene declaraciones a futuro que implican riesgos e incertidumbres. Los mercados e instrumentos perfilados en esta página son sólo para fines informativos y no deben de ninguna manera aparecer como una recomendación para comprar o vender estos valores. Usted debe hacer su propia investigación minuciosa antes de tomar cualquier decisión de inversión. FXStreet no garantiza de ninguna manera que esta información esté libre de errores, errores, o incorrecciones materiales. Tampoco garantiza que esta información sea de naturaleza oportuna. Invertir en Forex implica un gran riesgo, incluyendo la pérdida de toda o parte de su inversión, así como angustia emocional. Todos los riesgos, pérdidas y costos asociados con la inversión, incluyendo la pérdida total del capital, son su responsabilidad.