Previsión forex: Semana histórica para la libra esterlina y cargada de datos económicos

Después de varios días de extrema tensión en los mercados, como los que supuso la semana que terminó, se inicia un nuevo período que no le irá a la zaga en materia de informes, noticias y eventos.

Si nos remitimos a los anuncios, el jueves está prevista la última reunión de política monetaria del Banco Central Europeo, a cuyo término el presidente de la entidad, Mario Draghi, brindará su habitual conferencia de prensa.

El euro ha presentado un comportamiento errático en las últimas semanas, llegando a un nuevo mínimo anual en 1.1215, pero recuperando posiciones rápidamente desde allí, para superar por momentos 1.1400. Por ello, la presentación de Draghi puede darle ritmo a la moneda única, que en verdad tiene bastante terreno para perder en los próximos tiempos, a la luz de los conflictos que aquejan a diversos países de la Eurozona, y que no tienen una solución a la vista.

El presupuesto de Italia es uno de ellos. Europa tiene la rara facilidad de enredar sus propios conflictos en las múltiples instancias de apelación que cada nación tiene para acudir cuando alguna dificultad que no puede resolver internamente se presenta, y este es uno de esos casos. Además de, claro está, el gobierno italiano, se involucran todas las autoridades europeas, y entre todas no pueden solucionar algo que ellas mismas no permiten por Estatuto, que es promulgar un presupuesto con un déficit mayor al 2%.

Pero no solo ello afecta al euro. Las protestas en Francia contra Emmanuel Macron, que en su hora salvó al euro de desaparecer con su triunfo electoral (y que dio lugar a una ola de euforia que dejó un enorme gap en 1.0720 aún no cubierto), van tomando otras formas, mucho más agresivas y violentas. Para Macron el escenario no es sencillo, y lógicamente afecta al euro.

También, y lo hará en mayor medida que los conflictos antes mencionados, el retiro de Angela Merkel de la política alemana será un factor a tener muy en cuenta. contra viento y marea, Merkel defendió los intereses alemanes, pero también y con la misma fuerza, la unión de los europeos. Su sucesor deberá seguir una línea similar si pretende evitar algunas naciones quieran tomar el camino que ya amenazó con tomar Italia, que es el de salir de la Eurozona.

¿Podrá Draghi cambiar todo este panorama? No lo vemos realmente probable. El funcionario suele ser escéptico, y poco partidario a dar anuncios grandilocuentes.

Por el lado de la libra es que viene el atractivo mayor. El martes 11 el Parlamento británico votará por sí o por no la propuesta de acuerdo de Theresa May, que si bien no es beneficiosa para Reino Unido, no cambia esencialmente en mucho el estado actual de relación con la UE.

Desde el Parlamento ya avisaron a May que lo más probable es que no solo no le aprueben su propuesta, sino que además la dejen sin su cargo de Primera Ministra, algo que la mandataria ya debe tener en mente. A su vez, May dijo que o se aprueba su acuerdo, o no hay acuerdo, o directamente no hay Brexit.

En esta última frase reside la esperanza del mundo financiero, y también de buena parte de los británicos, que de la noche a la mañana ven en que lío se han metido por intentar irse del paraguas europeo. Y como no solo May habló de un “no Brexit”, sino que desde Europa le dijeron que si no quiere ejecutar el Artículo 50 puede hacerlo en forma unilateral, son muchos quienes comienzan a ver allí algunas señales de que finalmente no habrá salida.

Si esto sucede, habrá que prepararse para el camino de vuelta del paseo bajista que sufrió la libra en 2016, luego del referéndum de fines de junio. Y no habría que extrañarse de verla por encima de 1.4000 sin muchas demoras.

En cuanto al resto de las monedas, no tendrán demasiados atractivos, salvo las que están vinculadas al petróleo. El dólar canadiense llegó a un nuevo mínimo de un año y medio el miércoles, luego de que el BoC dejara sin cambios la tasa de interés, y de que el petróleo volviera a caer, para cubrir con exactitud un gap que había dejado el lunes.

El petróleo termina la semana con una buena recuperación, ante el anuncio de la OPEP acerca de que reducirá la producción de crudo en los próximos tiempos, situación que irrita a Donald Trump como pocas. El WTI saltó de 50.40 a 54 dólares en minutos, y se espera que este movimiento se extienda a los primeros días de la semana entrante.

Y nuevamente Trump entra en escena, por volver a sacudir el conflicto comercial con China, situación que por ahora no tiene una salida a la vista. Si bien la semana pasada acordó con su par chino Xi Xinping no establecer sanciones mutuas por 90 días, el martes ya se expresó a favor de los aranceles, e hizo detener en Canadá a una alta ejecutiva de un gigante tecnológico chino, lo que a su vez hizo caer a las bolsas nuevamente, por segunda vez en la semana.

Como se ve, un panorama complejo, sin ganadores definitivos, con un dólar que busca terminar el año victorioso, cosa que tal vez logre si, como se espera, la Fed eleva la tasa de interés en poco más de una semana.

Nota legal Este reporte, así como sus datos, informes y recomendaciones, está elaborado con el objeto de proporcional información general y no constituye una invitación a la compra o venta de divisas. El presente informe se basa en informaciones tomadas de fuentes que se consideran fiables pero que no han sido objeto de verificación independiente por parte de Adrian Aquaro. Confiar en el contenido del reporte o en las opiniones vertidas en el mismo corre por cuenta exclusiva del lector. Adriann Aquaro no participa con este informe del asesoramiento financiero a persona alguna, y no se responsabiliza por las ganancias o las pérdidas que se realicen tomando como base las opiniones vertidas en el mismo.