Petróleo Previsión 2019: La disminución de la demanda y la oferta sustancial probablemente presionarán al petróleo

2018 fue un año emocionante para los precios del petróleo. Subieron las escaleras durante la mayor parte del año para luego bajar por el hueco del ascensor.

2019 puede ser algo menos emocionante y podría ver precios más bajos. Es probable que la demanda disminuya, en medio de una desaceleración global. Se espera que la oferta siga siendo abundante debido a la renuencia de los principales actores a reducir la producción. Y el rango puede estar limitado por los rápidos cambios en la producción que los productores de esquisto estadounidenses han dominado.

2018 - Subida, subida y caída

Durante la mayor parte del año, los precios subieron. El repunte en el crecimiento global y estadounidense en el segundo trimestre es un factor decisivo. Otro factor fue un exitoso recorte en la producción de la OPEP, liderado por Arabia Saudita, y países no pertenecientes a la OPEP, liderado por Rusia.

Sin embargo, el punto de inflexión en que la demanda superó a la oferta fue la cancelación del acuerdo con Irán, conocido como el Plan de Acción Conjunto y Completo (JCPOA por sus siglas en inglés). La intención de EE.UU. de imponer sanciones e incluso reducir las exportaciones iraníes a cero elevó los precios del petróleo.

Las cosas cambiaron en la segunda mitad del año. El crecimiento global se desaceleró debido a las continuas subidas de las tasas por parte de la Fed, la guerra comercial de Trump, las dudas en la industria automotriz alemana y las preocupaciones sobre el Brexit, entre otras razones.

Otro factor fue el fracaso de los acuerdos de la OPEP con otros países exportadores no pertenecientes a la OPEP, con una menor disciplina entre los miembros. Rusia alcanzó una producción récord post-soviética, con 11.3 millones de barriles por día.

En general, el crecimiento de la oferta superó las expectativas en alrededor de 2.5 millones de barriles por día (bpd), por encima de los 2 millones de bpd previsto en julio.

Y una vez más, Trump e Irán fueron los puntos de inflexión. El presidente emitió una exención a la compra de petróleo de Irán para ocho países, diluyendo las sanciones.

Los precios del petróleo se desplomaron y no fueron ayudados por una decisión desordenada de la OPEP en noviembre.

¿Qué podemos esperar?

2019 - ¿Un año de sufrimiento?

Se espera que la demanda caiga. La Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés), redujo su pronóstico de demanda de petróleo de la OPEP en 300.000 bpd en 2019. Dadas las tendencias económicas actuales, esto no es sorprendente. Se proyecta que el crecimiento global disminuirá del 3.7% al 3.5%.

La OPEP también afirma que las tendencias de crecimiento global se han vuelto más frágiles. Se proyecta que la demanda de petróleo aumentará en 1.29 millones de bpd según la OPEP, unos 160.000 menos que lo estimado anteriormente.

Los giros más significativos pueden estar en el suministro. De acuerdo con la OPEP, una vez más, se proyecta que el suministro no OPEP aumente en 2.16 millones de bpd el próximo año, una pequeña revisión al alza. Los pronósticos de la IEA para la oferta no han cambiado mucho.

Los tres grandes actores en la producción de petróleo son Rusia, Arabia Saudita y los Estados Unidos. Todos producen en niveles similares y son responsables de alrededor del 40% de la producción global.

El esquisto americano es el gran jugador. La producción en la Cuenca Permiana, en Dakota del Norte, y otros lugares sufrieron algunos cuellos de botella debido al aumento de la oferta. Una vez que se resuelvan estos cuellos de botella, la producción de EE.UU. está preparada para superar los 12 millones de bpd.

Después de la histórica caída en los precios del petróleo a finales de 2014, la industria de EE.UU. se adaptó. Mientras que algunas compañías quebraron, la productividad mejoró para cumplir con los precios más bajos y la producción emergió desde los mínimos y alcanzó nuevos récords. Según la Asociación de Información de Energía (EIA por sus siglas en inglés), EE.UU. se convirtió en un exportador neto de crudo y otros productos derivados del petróleo por primera vez desde al menos 1991.

Con todo, la imagen para 2019, según lo que sabemos ahora, no es demasiado brillante para el oro negro.

¿Menor volatilidad?

Y puede que no sea tan bueno para los inversores. A medida que crece el dominio estadounidense en la producción de petróleo, también lo hará el impacto de la flexibilidad en su producción. La producción de esquisto utilizando fracking es mucho más flexible que las instalaciones a gran escala utilizadas en Arabia Saudita, Rusia y otros países.

Cuando los precios suben, más plataformas se ponen en marcha para satisfacer la demanda, lo que reduce los precios. Cuando los precios caen, las plataformas no rentables se cierran rápidamente, lo que reduce la oferta y, por lo tanto, hace que los precios suban. Esta flexibilidad en la producción está preparada para limitar la volatilidad.

La volatilidad podría verse afectada por el valor del dólar estadounidense. En el pasado, el dólar y el oro negro tenían una correlación inversa. En 2018, esta correlación era irregular en el mejor de los casos. Un retorno de la relación podría tener un impacto en la volatilidad, quizás extendiéndola un poco. Un entorno global en deterioro puede empujar al USD de refugio seguro al alza, junto con una caída en los precios del petróleo.

Sorpresas al alza a tener en cuenta

Si bien los precios más bajos y la menor volatilidad siguen siendo nuestro escenario base, siempre hay lugar para sorpresas en los mercados petroleros. Una parte significativa del oro negro todavía proviene de países inestables.

A continuación hay algunos factores a considerar:

  • La producción venezolana está cayendo junto con la crisis económica del país. Las cosas podrían empeorar si la situación política del país se deteriora aún más. El caos en el país sudamericano podría detener la producción por completo y hacer subir los precios.
  • Irán y Arabia Saudita; las dos potencias regionales están luchando guerras de poder en Siria y Yemen, pero nunca se han enfrentado directamente. Para que los precios del petróleo suban, solo se necesitaría un bloqueo del Estrecho de Hormuz, que lleva al Golfo Pérsico, para que los precios suban más.
  • Libia, Nigeria e Irak han visto interrupciones en la producción, que han sido parte del flujo y reflujo para los inversores intradía del petróleo, pero no afectaron el panorama general a largo plazo. Una interrupción más permanente podría cambiar las cosas.
  • Petróleo canadiense: el precio del Western Canada Select (WCS) ha cotizado mucho más bajo que el índice de referencia American West Texas Intermediate (WTI) debido a los atascos en el envío del petróleo canadiense desde las arenas alquitranadas de Alberta hasta los puertos en el Golfo de México. El gobierno regional en Edmonton sorprendió con la decisión de recortar la producción. El movimiento solo ha tenido un impacto en el WCS. Un recorte de producción más significativo podría repercutir en todo el mundo.
  • Y siempre está el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. En la actualidad, insta a la OPEP a que mantenga abiertos los grifos, ya que quiere precios de petróleo más bajos para el consumidor estadounidense. Sin embargo, puede cambiar de opinión y decidir que ayudar a la industria energética local es más importante. O puede cerrar el cerco sobre Irán. Si se elimina la exención en la compra de petróleo iraní, los precios podrían subir nuevamente.

Perspectiva técnica del crudo WTI

Usamos el gráfico semanal para ver el panorama general.

El WTI cayó por debajo de la media móvil simple de 50 semanas. Por otro lado, la fuerte caída envió al RSI a poco menos del nivel de 30, lo que indica condiciones de sobreventa. El Momentum apunta hacia abajo.

Con todo, la tendencia apunta a nuevas caídas, pero quizás después de una corrección de acuerdo con los gráficos.

A continuación están los niveles a destacar, de arriba abajo:

76.80$ ha sido el máximo de 2018. El nivel de 74.00$ limitó al WTI a finales de junio. El nivel de 72.80$ lo limitó finales de mayo.

Significativamente más bajo, 66.70$ fue un máximo en enero, 63.50$ fue un mínimo en junio y 58.10$ proporcionó soporte en febrero.

54.70$ limitó los precios del petróleo a finales de noviembre, mientras que el nivel de 49.60$ es el mínimo del año, alcanzado cerca de su final.

Los siguientes niveles ya son de 2017. El nivel 46.00$ fue un mínimo en septiembre y 42.30$ fue un mínimo en junio de 2017.

Volviendo a 2016, 39.70$ fue un mínimo en junio de ese año y 36.15$ fue un mínimo en abril de 2016.

34.50$ fue un mínimo a finales de 2015. El nivel redondo de 30.00$ es un punto crítico. El mínimo de enero de 2016 en 26.40$ es el mínimo para los precios del barril de WTI.

Punto y figura para el Petróleo

Gonçalo Moreira by Gonçalo Moreira, CMT


En el mercado del petróleo, nos enfrentamos a dos rangos de precios: uno en los 100$ y otro en los 50$, separados por una fuerte caída esculpida a finales de 2015. Desde el máximo de 2013, se estableció un recuento vertical descendente hacia 52.00$, que se completó en menos de un año. En el lado opuesto, a partir de los mínimos de 2016, una recuperación desde 30.00$ hasta 42.00$ sugirió un movimiento potencial hacia el nivel de 70.00$, alcanzado a principios de 2018. Ahora hay una potencial de proyección alcista al rango superior nuevamente (cuenta 3) a menos que la columna actual de Os rompa por debajo del nivel de 44.00$, en cuyo caso se esperaría una debilidad adicional..


USDJPY punto y figura

 

Conclusión

Es poco probable que los precios del petróleo se recuperen en 2019, y seguirán deprimidos debido a una menor demanda y a un exceso de la oferta. También se espera que la volatilidad sea limitada, principalmente debido a la flexibilidad de la industria del esquisto de EE.UU. Siempre hay lugar para sorpresas al alza, provenientes principalmente de la inestabilidad geopolítica.

La información en estas páginas contiene declaraciones a futuro que implican riesgos e incertidumbres. Los mercados e instrumentos perfilados en esta página son sólo para fines informativos y no deben de ninguna manera aparecer como una recomendación para comprar o vender estos valores. Usted debe hacer su propia investigación minuciosa antes de tomar cualquier decisión de inversión. FXStreet no garantiza de ninguna manera que esta información esté libre de errores, errores, o incorrecciones materiales. Tampoco garantiza que esta información sea de naturaleza oportuna. Invertir en Forex implica un gran riesgo, incluyendo la pérdida de toda o parte de su inversión, así como angustia emocional. Todos los riesgos, pérdidas y costos asociados con la inversión, incluyendo la pérdida total del capital, son su responsabilidad.