PIB de Estados Unidos, para apuntalar aún más al dólar

Hola Amigos, buen día. El euro no logró hacer pie al cabo de una nueva reunión de política monetaria del Banco Central Europeo. En la conferencia de prensa posterior al encuentro, el presidente de la entidad, Mario Draghi, dejó nuevamente en claro que no habrá aumentos de tipos de interés al menos hasta el final del verano de 2019. La expresión “final del verano” no es antojadiza: al momento de publicarse el comunicado, hubo una cierta confusión que duró hasta que Draghi se encargó de aclarar si era durante o al final del mismo.


Más allá de la cuestión de interpretación, una verdadera tontería en este contexto, lo único cierto que el BCE se tomará un año más para comenzar a normalizar los mercados, mientras la Fed sigue a toda marcha con su política de elevar los tipos de interés cada vez que lo considera necesario. Y ya lo consideró así a fines de 2015, 2016, tres veces en 2017 y hasta ahora 2 en 2018, con 2 más pendientes. Un total de 9 aumentos de tipos contra un discurso poco convincente del otro lado del Atlántico.


Con este panorama, al euro no le quedará más alternativa que ceder posiciones ante el dólar próximamente, y lo único que resta saber es a que velocidad lo hará. Este viernes habrá una nueva prueba al respecto: a las 8:30 del este se conocerá la primera de tres mediciones del PBI de Estados Unidos del segundo trimestre, la cual promete ser poco menos que explosiva. Son muchos los analistas que esperan un 5% de crecimiento de la primera economía del mundo, mientras otros, algo más prudentes, apuestan por algo más del 4%. En ambos casos se trata de cifras que no se conocen desde hace mucho tiempo, y servirían para darle un impulso fuerte al dólar.


En otro orden, la libra Esterlina, que había encontrado algún alivio el miércoles, luego de los anuncios de que Theresa May se haría cargo de la negociación del Brexit, cayó nuevamente el jueves ante los dichos de autoridades de la Unión Europea, que ya ven como los británicos intentarán sacar ventajas de un “no acuerdo”, lo cual pondría en duda cualquier medida que no los favorezca. Como sea, a la libra cada día más le cuesta levantarse, pero creemos que, llegado el caso, cuando el famoso Brexit no sea más que una serie de trámites burocráticos con nulos efectos, volverá a estar muy por encima de 1.4000.


Por su parte, el yen se prepara para subir, y en buena forma. Habrá que esperar hasta el día 31, cuando se reúna el Banco de Japón. Una sesión de viernes más que interesante, con el dólar preparado, esta vez apuntalado por datos de Estados Unidos, para volver a sacar ventaja.


Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen fin de semana, nos reencontramos el próximo lunes. Hasta entonces.

 

Nota legal Este reporte, así como sus datos, informes y recomendaciones, está elaborado con el objeto de proporcional información general y no constituye una invitación a la compra o venta de divisas. El presente informe se basa en informaciones tomadas de fuentes que se consideran fiables pero que no han sido objeto de verificación independiente por parte de Adrian Aquaro. Confiar en el contenido del reporte o en las opiniones vertidas en el mismo corre por cuenta exclusiva del lector. Adriann Aquaro no participa con este informe del asesoramiento financiero a persona alguna, y no se responsabiliza por las ganancias o las pérdidas que se realicen tomando como base las opiniones vertidas en el mismo.