¿Negociaciones comerciales reactivan economía mundial?

Desde inicios del mes de junio del 2018, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump anunció que las actividades comerciales del gigante asiático no seguían las normas internacionales de comercio planteadas por la OMC (Organización Mundial de Comercio), acusando al país de China de dumping y transferencia forzosa de tecnología. Estas declaraciones convirtieron las discusiones entre ambas naciones a una guerra comercial.

Este enfrentamiento donde el combate entre naciones se daría a través de restricciones comerciales, alzas arancelarias e incrementos de requisitos para las exportaciones e importaciones entre bienes y servicios de ambas naciones, llegaron al punto de que el jefe de la Casa Blanca interpusiera aranceles históricos por valores de 200.000 millones de dólares.

Las tensiones aumentaban al pasar los meses, los mercados vivían momentos de altas volatilidades, donde los activos refugios eran el atractivo. No obstante, fue a finales del mes de diciembre que se empezaron a plantear las primeras bases de las negociaciones comerciales.

La postura de los EE. UU era clara, el país asiático debía establecer nuevas normas de propiedad intelectual, garantizando la protección de los bienes y servicios que entraban al país. Además, Trump fue enfático desde un inicio que China tendría que dejar de inyectar sumas gigantes de liquidez a las grandes corporaciones, ya que las pequeñas y medianas empresas (Pymes) no podían competir con el brusco crecimiento del gigante.

Los puntos del presidente de los Estados Unidos fueron rechazados durante la primera ronda de negociaciones celebrada en el mes de enero del 2019. Sin embargo, las partes empezaron a establecer rondas de negociación enfocadas a solucionar los problemas desde sus bases hasta llegar al punto que se encuentran en las últimas semanas de negociación.

Las siguientes dos rondas presentaron buenos resultados, los mercados empezaron a recuperar la confianza a medida que las declaraciones por parte de los primeros ministros de ambas naciones brindaban sus debidos discursos. No fue sino desde las primeras semanas del mes de marzo que los mercados empezaron a plantear un posible acuerdo definitivo.

Esto se debe a que el viceprimer ministro chino, Liu He, y el secretario del Tesoro Nacional estadounidense, Steven Mnuchin, empezaron a tener una mayor participación en las semanas de negociaciones celebradas tanto en Washington y Beijing. Además, los grandes expertos vieron de manera positiva la reunión que se celebró entre el Lie He y Donald Trump.

Ahora, los mercados están a la espera que los máximos representantes de ambas naciones puedan firmar un acuerdo definitivo, luego de que el presidente estadounidense anunciara un posible acuerdo en las próximas cuatro semanas a partir del 4 de abril. Se espera que de ser posible determinar un acuerdo definitivo, la actividad económica de ambas naciones continúe presentando síntomas de recuperación en sus actividades manufactureras y de servicios.

Por ahora, es necesario mantenerse al tanto sobre estos acuerdos comerciales, ya que la Unión Europea anunció que próximamente estará planteando las negociaciones comerciales con el país del Tío Sam, con respecto a bienes de carácter industrial y manufacturero, con la finalidad de establecer un acuerdo comercial a inicios del mes de septiembre.

Ni el Distrito Financiero o su personal aceptarán responsabilidad por cualquier pérdida o daño causado por hacer trading, como resultado de la confianza en la información contenida en nuestro sitio web. Bien sea: datos, cotizaciones, gráficos y señales de compra y venta. Infórmese de los riesgos y costos asociados al trading en los mercados financieros. Todos los precios de acciones, índices, futuros, divisas y señales de compra y venta son indicativos. Estos son proporcionados por terceros, por lo que estos pueden no ser exactos. Así, que las pérdidas en las que pueda incurrir como consecuencia de la utilización de estos datos no es responsabilidad de Distrito Financiero.