Las guerras comerciales de Trump: Dónde estamos y 3 fechas para tener en cuenta

  • No hay descanso en las guerras comerciales después de la catastrófica cumbre del G-7 y los aranceles a China.
  • Los mercados están empezando a prestar más atención, pero aún no entran en pánico.
  • Hay tres fechas críticas a tener en cuenta, una para cada región geográfica.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, está peleando por el comercio, y no solo por el comercio, ya que dijo que el gobierno alemán no está actuando de acuerdo con la voluntad del pueblo en materia de inmigración. Hay tres frentes abiertos: el europeo, el norteamericano y el chino.

La incertidumbre sobre el futuro ya se cobra su peaje, ya que algunos pedidos e inversiones se están posponiendo. Por el momento, el impacto todavía es limitado y la economía global está muy bien. El tiempo restante hasta estas fechas permite la negociación y llegar a algunos acuerdos que calmarían la situación. Después de estas fechas, sería mucho más difícil deshacer el daño.

Los mercados reaccionaron hasta el momento en un patrón recurrente: se vendieron en las caídas pero se recuperaron rápidamente. La mentalidad de "comprar las caídas" es difícil de eliminar. ¿Qué saben los mercados? Pueden pensar que Trump está haciendo afirmaciones y movimientos grandilocuentes, yendo al límite solo para después retroceder.

Las decisiones de línea dura son alentadas por los medios que soportan a Trump y se anticipan a las elecciones de medio término de los Estados Unidos de noviembre, que pueden hacer que los demócratas vuelvan a ganar la Cámara. Trump puede estar tratando de cumplir las promesas de su campaña y apuntalar a su base, llevándolos a votar. Sin embargo, algunos desarrollos adversos no pueden deshacerse fácilmente, incluso si solo están allí como meras acrobacias políticas.

A continuación hay actualizaciones sobre estos tres frentes y las fechas relevantes en cada uno.

1) Europa: Atento al largo fin de semana que empieza el 28 de junio

Los líderes europeos se reúnen para una Cumbre el 28 y el 29 de junio. Se suponía que el Brexit sería el tema principal, pero la UE puede hacer lo que siempre hace, dejar el asunto de lado hasta la Cumbre de octubre.

Sin embargo, con el comercio, están preparados para seguir adelante con las represalias contra los aranceles de los Estados Unidos sobre el acero y el aluminio, que entrarán en vigor el 1 de julio. Hasta ahora, Europa ha mostrado un frente unido contra el proteccionismo de Trump y ha prometido mantener el orden multilateral de la posguerra. Es probable que anuncien los detalles exactos de los aranceles de represalia.

Sin embargo, no todo en el viejo continente está bien. Los países se enfrentan entre sí en el estado de derecho (el Grupo Visegrád), la inmigración (Italia contra España, Alemania contra Alemania) y Rusia, con el nuevo gobierno italiano dispuesto a mejorar las relaciones con el gran vecino del este.

Si Italia o cualquier otro país se sale de la línea y se opone a la imposición de aranceles de represalia a los EE.UU., podría proporcionar alivio. Tal alivio puede ser temporal, pero abre la puerta a la mejora.

De lo contrario, la UE avanzará con los aranceles y Estados Unidos tomará sus propias represalias. La Administración Trump ya está estudiando la aplicación de aranceles a los automóviles y recambios de automóviles europeos. Como se mencionó anteriormente, estos movimientos se pueden deshacer, pero es más fácil abstenerse de imponer obligaciones que eliminarlas.

2) América del Norte - 1 de julio

En la fallida Cumbre del G-7, Trump chocó con Justin Trudeau, el Primer Ministro canadiense. Este último dijo que él no sería empujado y el presidente de los EE.UU. se negó a firmar el comunicado. Las conversaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte estaban cerca de una conclusión, pero Estados Unidos insistió en una cláusula de caducidad, renegociando el acuerdo.

Anteriormente, Estados Unidos impuso aranceles del 25% sobre el acero y del 10% sobre el aluminio a Canadá y México, invocando el artículo 232 que se refiere a la seguridad nacional. El uso de la excusa de la seguridad ofendió a Canadá y fue un golpe para las negociaciones. La sugerencia de que EE.UU. podría llegar a acuerdos bilaterales con cada uno de sus vecinos por separado fue rechazada por ambas partes.

Si bien las negociaciones no avanzan rápidamente, los aranceles al acero y al aluminio de los EE.UU. y los contra-aranceles de México ya causan incertidumbre y posponen los pedidos. Las exportaciones de frutas estadounidenses a México y los metales canadienses están en el limbo.

Sin embargo, los mexicanos van a las urnas el 1 de julio para elegir un nuevo presidente. La administración saliente de Enrique Peña Nieto continúa hablando con los Estados Unidos en esta última etapa de la campaña y puede querer llegar a algún tipo de acuerdo. Las encuestas de opinión sugieren que el nuevo líder de México será Andrés Manuel López Obrador, o AMLO, un populista de extrema izquierda. AMLO dijo que respetaría cualquier trato, pero si no se logra un acuerdo, él seguirá su propio camino.

Por lo tanto, la Administración mexicana saliente tiene un corto período para llegar a un acuerdo que alivie las tensiones y arrincone a Canadá. Sin embargo, si se apegan al acuerdo trilateral del TLCAN y AMLO es elegido presidente, las posibilidades de un acuerdo exitoso continúan disminuyendo.

El 1 de julio es también el Día de la Independencia de Canadá. Defender a los canadienses, como insistió Trudeau, puede tener un mayor énfasis ese día.

3) China - 6 de julio

El desarrollo más reciente es la decisión estadounidense de cargar a la tecnología china con aranceles por valor de 50.000 millones de dólares. La respuesta de China fue rápida y anunció contramedidas. Tras la respuesta por parte de China de aprobar tasas del 25% para 659 tipos de productos agrícolas estadounidenses, entre los que se incluyen el maíz, el arroz, la soja, el cerco o el vacuno, por un valor también de 50.000 millones de dólares, tal como hizo EE.UU. en su primera ronda de aranceles, Donald Trump emitió un comunicado amenazando con imponer nuevos aranceles a China (del 10%) sobre productos importados por valor de 200.000 millones al año. Sin embargo, también aquí, la decisión aún no ha entrado en vigor.

Las economías número 1 y 2 del mundo han estado en conversaciones durante bastante tiempo. En mayo, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo a la prensa que las guerras comerciales habían quedado en suspenso. Sus palabras tranquilizadoras fueron destrozadas por Trump, quien retrocedió y tomó una postura más dura. Sin embargo, la oferta de China de comprar más productos estadounidenses podría resurgir e impulsar nuevas negociaciones.

De lo contrario, los aranceles de los Estados Unidos entrarán en vigencia el 6 de julio y el contraataque de China sería el mismo día. Un golpe significativo al comercio entre las dos superpotencias podría causar un efecto adverso más amplio en los mercados.

Conclusión

La economía mundial todavía está funcionando bastante bien, pero los temores de una guerra comercial en toda regla ya están causando algunos daños. Vemos algunas escaramuzas comerciales o enfrentamientos fronterizos, pero aún no hay una guerra comercial en toda regla. Después que las tres fechas mencionadas en este artículo incluyan los nuevos aranceles, los mercados bursátiles podrían colapsar, el yen japonés de refugio seguro podría dispararse mientras que las monedas vinculadas a los precios de las materias primas podrían desplomarse.

¿Pasará? Lo sabremos relativamente pronto.

La información en estas páginas contiene declaraciones a futuro que implican riesgos e incertidumbres. Los mercados e instrumentos perfilados en esta página son sólo para fines informativos y no deben de ninguna manera aparecer como una recomendación para comprar o vender estos valores. Usted debe hacer su propia investigación minuciosa antes de tomar cualquier decisión de inversión. FXStreet no garantiza de ninguna manera que esta información esté libre de errores, errores, o incorrecciones materiales. Tampoco garantiza que esta información sea de naturaleza oportuna. Invertir en Forex implica un gran riesgo, incluyendo la pérdida de toda o parte de su inversión, así como angustia emocional. Todos los riesgos, pérdidas y costos asociados con la inversión, incluyendo la pérdida total del capital, son su responsabilidad.