Jornada reducida, con un dólar en baja

Hola Amigos, buen día, bienvenidos a esta última semana de 2018.

Si bien tendremos un lunes reducido en los horarios, en el que la mayoría de las bolsas de valores cerrarán sus puertas antes de la hora habitual, esta corta jornada nos muestra un dólar que cae en varios frentes, en un movimiento que se acentúa en el par EUR/USD, y también en el USD/JPY.

La moneda única acaba de superar, al menos en forma momentánea, la cota de 1.1400, luego de transitar durante casi todo el viernes la zona de 1.1360, donde cerró la semana pasada. En tanto, el yen vuelve a tomar fuerza en un rally que lo tiene como protagonista del mercado en general, ante la búsqueda de refugio por parte de los inversores, situación que se vio acelerada luego de la reunión de la Fed del miércoles pasado.

También la onza de oro se mantiene muy fuerte, luego de llegar el viernes a 1266 dólares, tras lo cual sufrió una corrección moderada. El precio actual de 1260 sugiere una figura de cambio de tendencia de corto plazo -doble techo- que sin embargo comenzará a tomar forma real al quiebre de 1253 dólares. Si esto sucede, al metal precioso podría esperarle una baja más importante, a la zona de 1240 dólares por onza.

No hubo novedades de importancia durante el fin de semana, por lo que la apertura del lunes fue tranquila. Pero sí hubo versiones inquietantes desde Estados Unidos: de acuerdo a una cadena de noticias, el Presidente Trump estaría evaluando despedir al Presidente de la Fed, Jerome Powell, muy disgustado por el último aumento de tipos de interés.

La Fed aumentó en cuatro oportunidades la tasa de referencia durante 2018, endureciendo su política monetaria, y generando una aspiradora de dólares hacia Estados Unidos. Pero, de acuerdo a la visión de Trump, estas medidas encarecieron al dólar, y le quitan potencial de crecimiento a su país, al restar competitividad frente a sus rivales más importantes, en especial China.

Huelga decir que una salida de Powell precipitada por Trump tendría resultados desastrosos para Estados Unidos, y por supuesto para el dólar. Si algo así ocurriera, Trump pondría al frente de la Fed a algún partidario de su política, que nadie conoce bien en que consiste, y el organismo quedaría así vinculado y dependiente del Gobierno, situación bastante habitual en ciertos países de tinte populista, en los que la política monetaria va para un lado, y el gobierno de turno para otro, hasta que este último se cansa.

Pero dado que se trata del país que emite dólares, y de la primera economía del mundo, solo resta esperar que estas versiones no pasen de ello, y que si finalmente son ciertas, el resto de los oficiales del FOMC no permitan que la Fed quede bajo el puño de Trump. De otro modo, el destino del dólar se verá confuso por varios años.

Por lo demás, nos espera una sesión americana de muy poco movimiento. Los índices bursátiles no presentan cambios importantes respecto a los cierres del viernes, cuando quebraron nuevos mínimos de más de un año, lo cual enciende las alarmas de un fin de ciclo. Por caso, los futuros del índice Dow Jones quebraron una línea de tendencia alcista secundaria, que cerró una velocidad alcista de mediano plazo. El precio, si no cambian las cosas, apuntará ahora a la zona de 19.000 puntos, donde pasa la línea de tendencia principal proveniente de marzo de 2009. Aún le quedan 3000 puntos para cambiar de rumbo.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y una feliz Navidad, nos vemos el miércoles.

 

 

Nota legal Este reporte, así como sus datos, informes y recomendaciones, está elaborado con el objeto de proporcional información general y no constituye una invitación a la compra o venta de divisas. El presente informe se basa en informaciones tomadas de fuentes que se consideran fiables pero que no han sido objeto de verificación independiente por parte de Adrian Aquaro. Confiar en el contenido del reporte o en las opiniones vertidas en el mismo corre por cuenta exclusiva del lector. Adriann Aquaro no participa con este informe del asesoramiento financiero a persona alguna, y no se responsabiliza por las ganancias o las pérdidas que se realicen tomando como base las opiniones vertidas en el mismo.