Euro y libra con destino bajista, yen listo para crecer

Hola Amigos, buen día, bienvenidos a esta última semana de octubre. La publicación del PBI avanzado del tercer trimestre en Estados Unidos no provocó el impulso esperado para el dólar, aunque la moneda estadounidense inicia esta semana con un claro sesgo alcista.

Si bien la medición ofreció cifras mejores que lo esperado (3.5% frente al 3.3%), estas quedaron muy por debajo del dato previo, del 4.2%. Esto provocó una corrección bajista del dólar en prácticamente todos los frentes, que fue aprovechado por las monedas europeas, y en mayor medida por el yen.

Y es que más allá de los movimientos puntuales, el clima de los mercados sigue enrarecido y pleno de incertidumbre por varias cuestiones. La primera de ellas es la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que promete sumar nuevos capítulos, y que ahora en forma evidente premia a los estadounidenses y perjudica a los chinos. Prueba de ello es que, si bien China sigue presentando altos niveles de crecimiento, la última medición de PBI, conocida 10 días atrás, quedó debajo de lo esperado.

Esto encendió las alarmas de los mercados, y el temor se hizo más tangible la semana pasada, en la que los índices bursátiles de todo el mundo cayeron sin atenuantes, apenas con alguna corrección en el medio.

El desplome que observó Wall Street en la tarde del viernes, que se vio parcialmente revertido sobre el final, marca a las claras que la preocupación está ahí, bien visible, y que pasa fundamentalmente por el temor a una desaceleración de la economía mundial.

También la caída del petróleo preocupa en varios ámbitos. El próximo domingo entrarán en vigencia las sanciones de Estados Unidos contra Irán, buscando ahogar las exportaciones de petróleo del país persa. Aún queda por definir si otros países productores, como ya lo anunció por ejemplo Arabia Saudita, reemplazarán con producción propia lo que Irán no venda, al menos “por encima de la mesa”.

En tanto, Europa sigue en vilo por dos conflictos, uno de vieja data como el Brexit, y otro más reciente, el presupuesto de Italia. En ambos casos, las negociaciones están en vía muerta, y con fechas claras de finalización. De allí es que el desenlace de ambas cuestiones deba apurarse.

Pero así como estos conflictos no encuentran una salida, el euro y la libra Esterlina se ven claramente perjudicados. La moneda única estuvo cerca el viernes de los mínimos del año, para cerrar en la zona de 1.1400, en tanto la libra hizo lo propio: si bien no se acercó del todo a 1.2665, mínimo de 2018, su recuperación de última hora no alcanzó para cambiar su perfil bajista de mediano plazo.

En cambio, el yen aprovecha las circunstancias antes mencionadas para crecer. Se aleja de sus mínimos del año, y apunta directamente a 110.90, donde el par USD/JPY encontrará un firme soporte. El viernes llegó a 111.40 antes de retroceder algunos puntos y cerrar por encima de 111.80.

Esta semana, precisamente, el Banco de Japón brindará su anuncio de política monetaria, sin que el mismo impacte demasiado en el yen. El BoJ mantiene una política ultra flexible, que a duras penas alcanza para mover la aguja de la inflación, y para mostrar cifras muy modestas de crecimiento.

A su vez, se conocerá en Estados Unidos el índice de confianza del consumidor del Conference Board, que podría ayudar al dólar, al igual que el dato más importante de la semana, como lo es la cifra de empleos de octubre. Este dato se publicará el viernes, ya en el mes de noviembre, y será clave para determinar la tendencia del dólar para la siguiente semana. Pero falta mucho aún.

Este lunes será importante desde varios aspectos. Si bien, como cada lunes, los movimientos serán mucho más medidos, la apertura de Wall Street, que viene de tener una semana para el olvido, puede ser determinante para la dirección de las monedas principales.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.

 

Nota legal Este reporte, así como sus datos, informes y recomendaciones, está elaborado con el objeto de proporcional información general y no constituye una invitación a la compra o venta de divisas. El presente informe se basa en informaciones tomadas de fuentes que se consideran fiables pero que no han sido objeto de verificación independiente por parte de Adrian Aquaro. Confiar en el contenido del reporte o en las opiniones vertidas en el mismo corre por cuenta exclusiva del lector. Adriann Aquaro no participa con este informe del asesoramiento financiero a persona alguna, y no se responsabiliza por las ganancias o las pérdidas que se realicen tomando como base las opiniones vertidas en el mismo.