Entre guerra comercial y cumbre, el dólar marca el camino

Hola Amigos, buen día.  Finaliza una semana en la que el mercado de divisas no presentó variantes de importancia, algo a lo que uno debe acostumbrarse en los días posteriores a los datos de empleo de Estados Unidos.

El dólar vuelve a imponerse en varios frentes, y en los que no, parece al menos consolidar ganancias, una suerte de toma de aire para seguir su rally en los próximos días.

Paradójicamente, el clima de negocios fue mutando desde el pesimismo al optimismo con el paso de los días, sobre todo en lo que refiere a la guerra comercial entre Estados Unidos y prácticamente el resto del mundo.

Puede sonar extraño, pero los argumentos que utilizan tanto los estadounidenses, representados por el Presidente Donald Trump, como sus adversarios comerciales, tienen razones atendibles.

Trump manifiesta su descontento porque su país pierde 150 mil millones de dólares por año a manos del déficit comercial solo con Europa, una cifra gigantesca, y que evidentemente no desea seguir cediendo.  Su postura ultra agresiva en la cumbre de la OTAN pareció apuntar a que o Europa reduce ese déficit, o Estados Unidos deja de proteger al viejo mundo, dejándolo con pocas defensas ante Rusia, con la que el gigante americano tiene una relación de amor odio permanente.

Los titulares de los periódicos financieros fueron destacando estas idas y vueltas, y así también se fue moviendo el mercado.  En forma lenta durante grandes lapsos de tiempo, para dispararse en segundos a favor o en contra del dólar.

Pero si Usted cree que solo Trump es un tipo de difícil, solo mire lo que pasa en Reino Unido.  Como el Brexit ya se ve al final del camino, ahora entra la desesperación en la mayoría de los británicos, que recién cae en cuenta del desastre que se viene.  Más allá de que existe un ala ultra conservadora que sigue pensando que detrás de las fronteras británicas nada sirve, ala que, por otra parte, sigue sumando desertores, hay algunos funcionarios que quieren arreglar de apuro el berenjenal, proponiendo soluciones intermedias.

Claramente, el Brexit tuvo siempre como objetivo frenar las corrientes inmigratorias, a las cuales Europa, y muy en especial Alemania, se mostrado flexible.  Y dado que Reino Unido pertenece a la Unión Europea, no le quedó más alternativa que aceptar dichas políticas.  Pero olvidaron que al separarse de la UE, de Reino Unido se irán empresas, bancos, negocios de todo tipo, y deberán salir a buscar acuerdos de libre comercio con todo el mundo, algo que pondrá a los británicos en una inusual posición de desventaja para negociar.  Las propuestas de irse de la UE a los portazos, pero a la vez dejar la puerta abierta, obviamente es contradictoria.  Y nada más elocuente que los gráficos de 4 horas de los pares de la libra Esterlina de esta semana, verdaderos jeroglíficos inoperables.

En medio de todo ello, los datos de inflación de Estados Unidos apenas movieron al mercado, y ni siquiera el alza de tipos del Banco de Canadá pudo darle alivio al Loonie:  todo se redujo a la puja política global, de muy bajo nivel, en línea con los tiempos que corren, y así y todo el dólar logra hacer pie.

Y si los primeros días de la semana fueron así, que esperar de un viernes con agenda casi vacía, salvo algún dato de poca relevancia (en estos tiempos), como lo es la encuesta de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan y Reuters.

Será poco lo que dejará este día, sobre todo a partir del mediodía de Nueva York, cuando el mercado entre en una pausa hasta el lunes.  Salvo, claro está, que a alguno de estos muchachos de la OTAN se le ocurra hablar de más.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen fin de semana, nos reencontramos el próximo lunes.  Hasta entonces.

 

Nota legal Este reporte, así como sus datos, informes y recomendaciones, está elaborado con el objeto de proporcional información general y no constituye una invitación a la compra o venta de divisas. El presente informe se basa en informaciones tomadas de fuentes que se consideran fiables pero que no han sido objeto de verificación independiente por parte de Adrian Aquaro. Confiar en el contenido del reporte o en las opiniones vertidas en el mismo corre por cuenta exclusiva del lector. Adriann Aquaro no participa con este informe del asesoramiento financiero a persona alguna, y no se responsabiliza por las ganancias o las pérdidas que se realicen tomando como base las opiniones vertidas en el mismo.