Dólar: ¿inicio de una caída más fuerte?

El dólar termina la semana un tanto desdibujado. Luego de varios días de tensión por la cuestión del Brexit, la moneda estadounidense se muestra débil en varios frentes, probablemente ante la búsqueda de activos de riesgo por parte de los mercados, que se han volcado a las acciones, y salen de sus posiciones en oro, yen y, claro está, en dólares.

Este movimiento, en parte, fue anticipado por el comportamiento errático del billete ante las monedas de países emergentes, que tuvieron una semana de paz. El alza continua del petróleo que este viernes retomó la materia prima luego de la reunión de la OPEP en Viena, le dio aire a las divisas de los países cuyas exportaciones se basan justamente en el “oro negro”.

Las divisas “duras”, salvo el yen y la libra Esterlina, parecen posicionarse al alza ante esta nueva ola de compras de activos de riesgo. Ello explica el precio del euro por encima de 1.1300, si bien la moneda única no tiene muchos motivos para extender sus ganancias más allá de 1.1350/60. El dólar australiano hace lo propio, apuntando a 0.7200, nivel que probablemente le ponga un freno a sus aspiraciones alcistas en el cierre semanal, pero que puede ser el lanzamiento de un rally más importante para la corta semana que viene.

La cuestión de la libra Esterlina es una historia aparte: la Unión Europea, en una decisión que parece ser una de las pocas muestras de sensatez en casi tres años, le dio un plazo hasta el 31 de octubre al Reino Unido para ver que quiere hacer, si quedarse en la UE, o salir, y en este último caso, si lo hará en forma ordenada o caótica.

La libra no pudo asumir una postura clara. La postergación del plazo es a la vez un estiramiento de la agonía, dado que no habrá cambios de posturas, y el 31 de octubre, o unos días antes, volverá a postergarse el plazo, o habrá alguna chicana que impida un nuevo papelón. Algo así como el juego de la oca, pero con la sexta potencia global en el medio.

El panorama luce complicado para el dólar para la semana entrante. Varios datos de mucha relevancia esperan, como las ventas minoristas, y todo indica que podría haber un declive de las mismas en marzo, lo cual podría implicar una baja del billete.

Pero también una batería de datos de Alemania, referente de la Eurozona, que se conocerán entre martes y jueves, podrían impulsar nuevamente al euro, que esta vez sí tendría argumentos para sostener un alza más sustentable, incluso por encima de 1.1400.

El volumen de negocios comenzará a caer desde el miércoles por la tarde, y los días jueves y viernes serán prácticamente festivos, aún cuando en algunos sitios los mercados funcionarán normalmente. Por ello, tenemos por delante una semana en la que no habrá definiciones, pero también en los mercados con tendencias laterales se encuentran buenas oportunidades. Muchas veces, mejores que en instancias de tendencias más pronunciadas.

Nota legal Este reporte, así como sus datos, informes y recomendaciones, está elaborado con el objeto de proporcional información general y no constituye una invitación a la compra o venta de divisas. El presente informe se basa en informaciones tomadas de fuentes que se consideran fiables pero que no han sido objeto de verificación independiente por parte de Adrian Aquaro. Confiar en el contenido del reporte o en las opiniones vertidas en el mismo corre por cuenta exclusiva del lector. Adriann Aquaro no participa con este informe del asesoramiento financiero a persona alguna, y no se responsabiliza por las ganancias o las pérdidas que se realicen tomando como base las opiniones vertidas en el mismo.