Dato de empleo de EE.UU. podría llevar al dólar a máximos anuales en varios frentes

Hola Amigos, buen día.  Otro día con viento a favor para el dólar hemos vivido el jueves, con una caída importante de la libra esterlina, y una algo más modesta del euro, junto con una baja de relativa intensidad de la onza de oro.

La impresión que da es que los medios están más pendientes que los mercados de la guerra comercial, en la que abundan las amenazas cruzadas, conflictos, idas y vueltas.  Pero los diferenciales de tipos de interés se siguen estirando a favor del dólar, y eso es, en nuestra opinión, determinante.

Prueba de ello es que el Bank of England elevó el jueves los tipos de interés, del 0.5 al 0.75% la tasa de interés de referencia, que, al cabo, fue el primer incremento desde la crisis de 2008.  Si bien hubo uno anterior, fue solo retrotraer la tasa que imperaba desde marzo de 2009 a julio de 2016, que fue recortada preventivamente por el Brexit.  La libra ganó terreno apenas conocida la novedad, pero no duró mucho; tan solo el tiempo que le llevó al Gobernardor Carney aclarar que para que haya nuevos aumentos de tipos, deberá haber una inflación creciente, la cual consideró que actualmente está casi en el objetivo de la entidad, y sobre todo, una cuestión más clara respecto al Brexit, sobre el cual no hay salida a la vista.

Y mientras el Banco Central Europeo y el Banco de Japón postergan cualquier decisión que pueda hacer salir al euro y al yen del equilibrio actual, la Fed, un poco por la inflación, y otro poco por todas las variables macro que no dejan de dar buenas noticias, se ve obligada a elevar la tasa de interés en forma periódica.  Con el PBI, empleo e inflación en niveles casi óptimos, los únicos que se ponen en contra de todo son los buscadores de nuevas eras, que pronostican desastres inflacionarios, desempleo y caída de la actividad, siendo que el propio gobierno de Trump había anunciado antes de asumir que le daría prioridad a su país.  Cuesta entender por que los seudo analistas universitarios que jamás han manejado un negocio, aunque sea uno muy pequeño, no reconocen la realidad por cuestiones ideológicas.

Con este panorama el mercado se apresta a conocer el dato de empleos de EE.UU. de julio.  Las cifras esperadas son normales;  unos 190.000 empleos, tasa de desempleo en el 3.9% y ganancias por hora en el 0.3%, cifras de equilibrio, que podrían darle al dólar un impulso adicional al que ya tuvo en estos días.

Si esto sucede, el euro podría acercarse a su mínimo anual, en 1.1506 e incluso quebrarlo, y lo mismo podría pasar con la libra, ya cerca de 1.2960.  La onza de oro, actualmente en 1208 dólares, tiene su primer soporte en 1200, en tanto el yen parece algo más a salvo de la embestida del dólar, y podría incluso ganar posiciones.

Un viernes de dato de empleos, complementado por el ISM de servicios, otro dato clave, y con mucho movimiento en las monedas principales, en especial en horario americano.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen fin de semana, nos reencontramos el próximo lunes.  Hasta entonces.

 

Nota legal Este reporte, así como sus datos, informes y recomendaciones, está elaborado con el objeto de proporcional información general y no constituye una invitación a la compra o venta de divisas. El presente informe se basa en informaciones tomadas de fuentes que se consideran fiables pero que no han sido objeto de verificación independiente por parte de Adrian Aquaro. Confiar en el contenido del reporte o en las opiniones vertidas en el mismo corre por cuenta exclusiva del lector. Adriann Aquaro no participa con este informe del asesoramiento financiero a persona alguna, y no se responsabiliza por las ganancias o las pérdidas que se realicen tomando como base las opiniones vertidas en el mismo.