¿Colapsa el Brexit y se vuela la libra?

Hola Amigos, buen día.  Las renuncias de Boris Johnson y David Davis, Secretario de Relaciones Exteriores y Ministro del Brexit de Reino Unido respectivamente, despertaron una severa alarma en el gobierno de Theresa May.  No es poco habitual que esto suceda en una democracia tan consolidada como la británica, donde los cambios de gobierno son muchos, y sin previo aviso.  La diferencia es que, esta vez, si cae May, puede que también quede sin efecto el Brexit.  El controvertido y extravagante Johnson dejó en una posición muy incómoda a su ahora ex gobierno, dado que era uno de los más fervientes defensores del Brexit.  También, aunque en menor medida, lo es Davis.

Sin entrar en cuestiones políticas, que no son motivo de esta columna de opinión, si cayera May, un nuevo panorama asomaría en Reino Unido ante la proximidad del Brexit, cuya ejecución está prevista para el 29 de marzo de 2019, a las 11:00 (sí, hasta la hora está pautada, como si algo faltara).  Muchos son quienes opinan que ante una circunstancia como esta, la salida de Reino Unido de la Unión Europea quedaría sin efecto, algo que asoma como razonable desde todos -o al menos muchos- puntos de vista.

Claro que, en el terreno que nos ocupa, la libra Esterlina volvería a gozar de un esplendor que le fue quitado hace poco más de dos años, cuando luego de pasar apenas por encima de 1.5016, cayó a 1.3200 en pocas horas, ante la novedad del Brexit.  Como si ello no fuera suficiente, un episodio nunca aclarado en octubre de 2016 la llevó casi a 1.1400, algo insólito que, sin mirar en profundidad, podríamos decir que fue una maniobra para ejecutar enormes stop loss en todas las latitudes.  Después de todo, los bancos no pueden perder, o sí?

Pero seguramente no será este martes el día en que todo esto ocurra.  El dólar se viene imponiendo, desde la sesión asiática, ante las monedas principales, y salvo alguna excepción, tiene terreno para seguir ganando.

Tal es el caso del par EUR/USD, que cae de 1.1700, luego de la publicación del índice ZEW de Alemania, que marca el clima financiero de ese país, y cuyas cifras no fueron bien vistas por los mercados.  La moneda única podría seguir su camino bajista en las próximas horas, luego del quiebre de una línea alcista en el inicio de la sesión europea, con siguientes soportes en 1.1680 y 1.1650.

La libra Esterlina, en tanto, no presenta una tendencia clara en el corto plazo.  Las idas y vueltas del Brexit, sumado a un dato de producción industrial negativo conocido a primera hora en Reino Unido, le dan a la libra un tinte bajista, aunque solo el quiebre de 1.3200 podría extender esta baja.  Los indicadores del gráfico de 4 horas muestran, curiosamente, señales neutras, por lo que no son del todo útiles para el análisis en estos momentos.

Por su parte, el yen cae fuerte ante el dólar, cotizando el par USD/JPY a 111.35, con tendencia alcista en el gráfico de 4 horas, y ofreciendo la primera resistencia en 111.50, desde donde esperamos un rebote a la baja.  El nivel de sobre compra que marca el RSI no recomienda compras, y sí es conveniente esperar un rebote más importante para volcarse al dólar en las próximas horas.

Sin datos importantes a la vista, la sesión americana ofrecerá buenas oportunidades de negocio, en principio favorables al dólar (con excepción de su cruce con el yen), de corto recorrido.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.

 

Nota legal Este reporte, así como sus datos, informes y recomendaciones, está elaborado con el objeto de proporcional información general y no constituye una invitación a la compra o venta de divisas. El presente informe se basa en informaciones tomadas de fuentes que se consideran fiables pero que no han sido objeto de verificación independiente por parte de Adrian Aquaro. Confiar en el contenido del reporte o en las opiniones vertidas en el mismo corre por cuenta exclusiva del lector. Adriann Aquaro no participa con este informe del asesoramiento financiero a persona alguna, y no se responsabiliza por las ganancias o las pérdidas que se realicen tomando como base las opiniones vertidas en el mismo.