FXstreet.com (Barcelona) - Después de la defensa del euro que hizo Draghi en Londres, hace algo más de una semana, los mercados se impulsaron al alza, expectantes por la posibilidad de nuevas medidas de estímulo en la reunión del BCE. El jueves todo quedó en nada, Draghi no anunció compra de bonos a Italia y España. Sin embargo, todos los actores de la Eurozona siguen pendientes de él.

La ya famosa comparecencia de Draghi en Londres desató la euforia del mercado en los últimos días de julio. Las bolsas subieron, el euro se aproximó a 1.2400 y el sentimiento del mercado se tornó positivo.

El presidente del Banco Central Europeo había escenificado una defensa a ultranza del euro en un momento en el que la prima de riesgo española alcanzaba niveles máximos. Tras sus palabras, la presión sobre la deuda de España disminuyó, y también se relajó la de Italia.

Todas las esperanzas se depositaron entonces en la reunión del BCE del 2 de agosto. Los tipos de interés se mantuvieron en el 0.75%, tal y como se esperaba, después de la rebaja de junio. Y luego Draghi habló, pero no dijo nada de lo que el mercado esperaba.

Mario Draghi se limitó a decir, en su habitual discurso posterior a la publicación de la tasa de interés, que el BCE actuaría cuando fuera necesario y que si algún país necesitaba ayuda, la solicitara a través del fondo de rescate, pero no anunció las medidas esperadas.

Los mercados, como era de esperar después de tanta expectativa, giraron a la baja, con caídas en las bolsas y el euro. El viernes, sin embargo, todo parecía volver a su lugar, porque en última instancia, todos siguen pendientes de Draghi y sus esperadas acciones.

Como muestra, las declaraciones del presidente español, Mariano Rajoy, que ha declarado en rueda de prensa que no tomará ninguna decisión respecto a la posibilidad de pedir ayuda económica a Europa hasta que vea como actúa el BCE.

Lo dicho, todos a seguir pendientes de Draghi.

** FXstreet.es, noticias de divisas **