La noticia del fin de semana se centró en torno a la reunión del G20 en Alemania, que fue un acontecimiento importante dado el reciente aumento del populismo y el enfoque de línea dura de Trump para el comercio mundial. La pregunta que todo el mundo se hace es si el mundo tolerará a Trump, o si se inclinará ante él.

Sin embargo, si el G20 de este fin de semana ha establecido la base de lo que podemos esperar en un futuro próximo, entonces parece que Estados Unidos va a estar consiguiendo imponer su camino en los temas relacionados con el libre comercio y el cambio climático al menos. No se mencionó el rechazo del proteccionismo y el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Mnuchin, dijo que no podría estar más contento con el acuerdo, mientras el ministro de finanzas alemán, Wolfgan Schäuble, indicó que "hemos llegado a formulaciones con las que no se avanza mucho, pero que muestran nuestro compromiso con un comercio justo".

Esto es una sorpresa, dada la última reunión del grupo en China en julio de 2016, ya que la declaración oficial contenía la frase "vamos a resistir todas las formas de proteccionismo". Entonces, ¿significa esto que el G20 acaba de romper una década de tradición de respaldar el comercio abierto? Es improbable, pero ciertamente parece que Trump va en serio en seguir adelante con al menos algunas de esas amenazas de políticas proteccionistas e impuestos fronterizos que crearán dolores de cabeza para los países que dependen de Estados Unidos a nivel comercial. Los EE.UU. importan alrededor de 2.7 billones de dólares en bienes y servicios anualmente, con la mitad de miembros del G20, China, Canadá, México, Japón y Alemania. Otros puntos clave de la declaración oficial incluyeron preocupaciones sobre los riesgos a la baja para la recuperación global y que la política monetaria por sí sola no puede asegurar un crecimiento equilibrado.

** FXStreet, noticias de divisas **