Atenas, 18 sep (EFECOM).- La economía de Grecia, actualmente en su quinto año consecutivo de recesión, seguirá cayendo incluso en 2014, para cuando se calcula que su producto interior bruto (PIB) se habrá reducido una cuarta parte respecto al de 2008.

El ministro de Finanzas griego, Yannis Sturnaras, explicó que este año se prevé una recesión de la economía "superior" al 6 %, con lo que la reducción acumulada del PIB desde 2008 se acercará al 20 % y empeorará aún más en 2014, cuando la contracción "habrá alcanzado el 25 %".

El ministro, que participó en un foro de inversiones greco-chino, admitió que el desempleo, cuya tasa es del 24,4 %, es un gran problema y que el Estado adeuda más de 6.300 millones de euros al sector privado.

Sturnaras aseguró que su país va en la buena dirección y está cumpliendo las reformas exigidas por la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El ministro aseguró que a finales de año "se habrán recorrido dos tercios de la distancia para alcanzar los objetivos, al haber mejorado el balance presupuestario primario y reducido el costes laborales", dijo.

De hecho, el responsable de las finanzas griegas señaló que, tras el próximo paquete de ahorro de 11.500 millones de euros, el Gobierno habrá logrado reducir un 11 % su déficit primario, antes del pago de la carga financiera de la deuda, y este año cerrará en un 1,5 %.

Pese a esos datos positivos, las malas perspectivas económicas han llevado al Ejecutivo a pedir que se amplíe en dos años el plazo dado para cumplir los compromisos de ahorro y reformas impuestos por la UE y el FMI, una concesión que Atenas da cada vez más por segura.

Pero antes Grecia deberá recibir, previsiblemente en octubre, el aprobado de la troika (Comisión Europea, BCE y FMI) en su periódico informe sobre el avance de las reformas, una vez que se haya aprobado el nuevo paquete de medidas de austeridad.

"Trabajamos día y noche esperando alcanzar en octubre la decisión necesaria, que nos permitirá mirar al futuro con optimismo, dejando atrás errores del pasado", afirmó Sturnaras.

Los tres partidos que sustentan el Gobierno ya han pactado la manera de ahorrar dos terceras partes de esos 11.500 millones de euros, pero aún falta acordar, y que la troika acepte, de dónde saldrán los restantes 4.000 millones, toda vez que hay reticencias en el Ejecutivo a reducir nuevamente las pensiones y los salarios de los empleados públicos.

Además, la troika exige que se aumente la edad mínima de jubilación hasta los 67 años.

"Aunque este Gobierno ha estado en el poder durante menos de cien días, el progreso que ha hecho en diferentes áreas es impresionante", alabó hoy en Atenas Horst Reichenbach, jefe del grupo de trabajo de la Comisión Europea que asesora a las autoridades griegas sobre cómo llevar a cabo las reformas exigidas.

Según una encuesta de Public para el canal Skaï, el 68 % de los griegos se opone a las nuevas medidas exigidas por la troika, mientras que un 67 % tiene una idea "positiva" de la UE, un descenso frente a anteriores sondeos. EFECOM