Bruselas, 8 ago (EFECOM).- La Comisión Europea todavía no ha recibido la petición urgente de España para desbloquear los 30.000 millones de euros previstos como primer tramo de la ayuda de hasta 100.000 millones para sanear el sector bancario español.

"No hemos recibido hasta este momento ninguna petición de las autoridades españolas para activar la ayuda de urgencia en favor de los bancos españoles", señaló en la rueda de prensa diaria de la Comisión el portavoz comunitario Olivier Bailly.

Según el Memorando de Entendimiento firmado entre España y la UE, es el Banco de España el que deberá hacer la petición formal a la Comisión Europea para utilizar estos primeros fondos, que, según el diseño del programa, han quedado depositados en el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) para casos urgentes de recapitalización.

El Banco de España, según informaron a EFE fuentes cercanas al proceso, se encuentra ya trabajando en el trámite, pero todavía no ha formalizado la petición.

El visto bueno para la concesión de este tramo depende de la propia Comisión, del Grupo de Trabajo del Euro y del Banco Central Europeo, pero no requiere la aprobación de los ministros europeos de Finanzas.

El programa de asistencia a la banca española firmado en julio prevé ayudar a las entidades con problemas por grupos, empezando por el llamado "Grupo 1" (Bankia, CatalunyaCaixa, NovaCaixaGalicia y Banco de Valencia), es decir, las que ya están controlados por el FROB.

Bailly precisó que Bruselas ya está analizando las necesidades concretas de financiación de ese grupo y recordó que según el calendario del memorando de entendimiento, que fija las condiciones de la ayuda, esa evaluación debe estar lista en octubre.

"Será ese análisis el que confirmará la inyección a este grupo", añadió el portavoz, si bien reconoció que en caso de urgencia se podría otorgar un primer tramo de 30.000 millones de euros antes de la esa fecha siempre que haya una solicitud "justificada y cuantificada" por parte del Banco de España.

Fuentes comunitarias recordaron que el programa europeo de apoyo a la banca española señala claramente que para poner en marcha un primer tramo de ayuda anticipada debe existir un "riesgo de quiebra de la entidad", mientras que en relación a la cuantía comentaron que depende de lo que considere necesario el Banco de España.

La CE no pudo precisar el plazo exacto que se necesitaría para completar el proceso, pero sí dejó claro que "no hay obstáculos de procedimiento" y que "el único obstáculo ahora mismo es que no hemos recibido la petición", comentó Bailly.

Sí reconoció, no obstante, que se trata de un proceso complejo que implica a numerosos actores.

"Sería cuestión de días, máximo una o dos semanas", aseguraron en paralelo fuentes comunitarias que admitieron que agosto no es el mes más dinámico en el entorno de las instituciones comunitarias.

En la bolsa española, existe una cierta expectación sobre la inyección inminente de la ayuda en el capital de Bankia, lo que ha provocado que su cotización se dispare hoy un 12 % hasta los 1,15 euros. EFECOM