A raíz de las fuertes pérdidas habidas en el sector financiero europeo durante esta semana, la ESMA (en español, Autoridad Europea de Valores Financieros), anunció una prohibición de las operaciones en corto. La medida es un intento de frenar la especulación negativa que se cree que ha desestabilizado el mercado, sobretodo en lo corceniente a los rumores que afectan a la exposición de los bancos europeos a la deuda pública de la Eurozona. Francia, España, Italia y Bélgica ya se han sumado a esta prohibición.

Esta medida impedirá la adopción de estrategias o apuestas bajistas, también conocidas como ventas a corto, que consisten en tomar prestadas acciones para después venderlas en los mercados. Para definirlo mejor, las operaciones en corto se producen cuando un operador hace una apuesta de un activo que no es específicamente suyo en favor de una disminución del precio, lo cual podría conducir a una profecía autocumplida. En la declaración oficial de la ESMA, los
reguladores subrayan: "Mientras que las ventas al descubierto pueden ser una estrategia  comercial válida, cuando se utilizan en combinación con la difusión de rumores falsos de  mercado estamos ante una situación claramente abusiva." Por lo tanto las medidas adoptadas tienen un objetivo: "restringir los beneficios que pueden lograrse a partir de la difusión de rumoresfalsos e intentar lograr una legislación que ofrezca las mismas reglas a todos los participantes, dada la estrecha vinculación entre algunos mercados de la UE."

Además de Francia, España, Italia y Bélgica, países comoTurquía y Grecia han anunciado su próxima adhesión. Otros, como Estados Unidos y Reino Unido anunciaron ayer que no tenían intención de aplicar esta medida. 

La prohibición específica entra en vigor a partir del viernes, 12 de agosto, y hasta ahora parece haber aliviado ligeramente las preocupaciones, ya que los bancos europeos apuntan a un cierre semanal moderadamente más alto en comparación con los días previos. Aún así, sigue habiendo grandes dudas con respecto a esta regulación. Aquí en FXstreet.com hemos pedido a algunos de nuestros más veteranos colaboradores su perspectiva sobre si esta medida tendrá efectos realmente importantes.

Ed Ponsi, de FX Educator, manifiesta dudas, reflejando la creencia de que las ventas al descubierto no sólo son una estrategia comercial válida, sinó también saludable para los mercados: " Esta medida no va a restaurar la confianza, por el contrario, muestra que las autoridades del mercado de los países participantes no tienen confianza. El trading es como una elección, tú puedes votar si o no a una acción. Ellos quieren establecer esta medida, así que tú solo puedes votar sí, no puedes votar no. Los funcionarios tomaron esta medida porque probablemente tienen poco conocimiento sobre el verdadero funcionamiento de los mercados".

Por otra parte, hay quienes están viendo este movimiento de una manera más positiva, aunque cautelosa. Boris Schlossberg, de BKForexAdvisors, sugiere: "El aspecto clave de la prohibición de vender en corto paraece haber sido motivado por la preocupación sobre los falsos rumores, que pueden desestabilizar las finanzas de tal manera que podrían causar un daño irreparable. Teniendo en cuenta estas preocupaciones, es posible que sea prudente restringir las ventas en corto hasta que los mercados se estabilicen. Sin embargo, si los argumentos de los cortos resultan ser ciertos, ninguna regulación detendrá que una avalancha de venta se lleve a cabo".
Nuestra analista independiente de FXstreet.com, Valeria Bednarik concluye: "El mensaje final que obtenemos de esta medida es que están muy lejos de una solución a la crisis, que lejos de terminar, no deja de ampliarse. Estamos ante un movimiento político que  trata de mostrar a los mercados que los gobiernos pueden tomar medidas decisivas, pero en este momento parece más bien un acto de desesperación que una demostración de autoridad".