El par EUR/USD se negocia sostenidamente en la región de 1.1750, con una actividad bien limitada en el tablero, ya que los inversores están esperando el informe clave de la inflación en Estados Unidos. La sesión asiática fue tranquila en cuanto a los datos, aunque las acciones locales siguieron el ejemplo de sus contrapartes en el extranjero, cayendo durante el día y con los altos rendimientos alcanzando nuevos máximos semanales, donde se mantienen antes del evento. Los índices europeos también están en rojo, lo que indica que la negociación de aversión al riesgo aún no ha terminado.

a

La publicación de las cifras de inflación alemanas para julio pasaron desapercibidas, ya que los datos coincidían con las estimaciones de los mercados y con los datos anteriores, con el IPC subiendo un 0.4% en el mes y estable en el 1.7% anual. Para los EEUU, la inflación se espera en el 0.2% en julio desde el 0.0% anterior, y en el 1.8% anual desde el 1.6% previo. Estas lecturas, o resultados superiores, podrían ayudar al dólar a recuperar terreno contra el yen, y a avanzar contra una libra debilitada, pero el movimiento probablemente será poco profundo contra la moneda común. Un resultado por debajo de lo esperado, por otro lado, debería hacer que el par EUR/USD recuperara el nivel de 1.1800.

Por tercer día consecutivo, el par logró avanzar hasta 1.1784 el jueves por la tarde, pero rápidamente regresó a la zona de confort actual. El gráfico de corto plazo es modestamente positivo, ya que en el gráfico de 4 horas el precio está unos pips por encima de una SMA de 20 bajista y una SMA alcista de 100, mientras que el RSI está plano dentro del territorio neutral, con el indicador Momentum rebotando desde su nivel 100 soportando un avance aunque con una fuerza limitada en el momento.

Más allá de 1.1785, la resistencia siguiente se sitúa en 1.1820, y será por encima de este último que los toros se animarán, probablemente empujando a continuación al par hacia la región 1.1850/60. A corto plazo, el soporte inmediato se sitúa en 1.1730, pero necesitará una ruptura por debajo de 1.1690 para confirmar una extensión bajista, con 1.1650 y 1.1610 como próximos soportes intradía.

Ver el gráfico en tiempo real del EUR/USD