• Paquete se basa en supuestos económicos realistas

  • Positivo que continúe la consolidación fiscal

  • Presupuesto significará que deuda como porcentaje del PIB continúe disminuyendo en 2018

Mejores perspectivas fiscales en el corto plazo; la deuda pública podría reducirse a 47% en 2018

La SHCP entregó el paquete fiscal para 2018 el viernes pasado. Plantea un presupuesto responsable y basado en supuestos realistas. Estimamos que el Congreso lo autorizará sin modificaciones sustanciales. Se plantea una reducción del déficit fiscal, medido por los requerimientos financieros del sector público (RFSP), de 2.9% aprobado para 2017 a 2.5% del PIB para 2018, lo que implicaría un superávit primario de 0.9% del PIB, que compara favorablemente con la cifra de 0.4% aprobada para 2017. El déficit de 2.5% para 2018 es mayor que el estimado de 1.4% para 2017 porque este último incluye las ganancias de Banxico de 1.5% del PIB obtenidas en marzo de este año. Así, si comparamos los números sin las ganancias no recurrentes de Banxico, la mejora propuesta para el déficit fiscal es de 0.5% del PIB. De cumplirse este presupuesto, la deuda como porcentaje del PIB continuará disminuyendo el próximo año, y se ubicaría en niveles de 47.3% del PIB (vs. 50.1% al cierre de 2016 y un estimado de 48.0% para el cierre de este año). El presupuesto considera los siguientes supuestos:

  • Estima un rango de crecimiento del PIB de entre 2.0% y 3.0% para 2018, siendo el punto medio de 2.5% algo mayor a nuestro estimado (2.0%)

  • Un precio promedio del barril de petróleo de exportación de 46 dólares (vs. 43 en 2017) y un tipo de cambio de 18.1ppd. Un aumento en la producción de petróleo de 2.0% (a 1.98 mdb diarios), pero una reducción en la plataforma de exportación de 10.1%, al pasar de 989 mdb a 888 mdb diarios. Un déficit de cuenta corriente de 1.8% del PIB.

  • Se espera una convergencia de la inflación con la meta de 3.0% al cierre de 2018 (BBVA Research: 3.7%) y una tasa monetaria estable en 7.0% (BBVA Research: 6.0% al cierre del año).

Entre los riesgos a la baja para la economía mexicana, los CGPE 2018 identifican: 1) Problemas relacionados con la renegociación del TLCAN, 2) Menor crecimiento económico en EE.UU. respecto al previsto, que resultaría en una menor tasa de crecimiento de las exportaciones. 3) Condiciones menos favorables a las esperadas en los mercados financieros internacionales, que generarían condiciones más restrictivas de financiamiento externo. 4) Menores precios internacionales del barril de petróleo crudo o un menor dinamismo de la plataforma de producción de petróleo crudo, que tendrían un impacto negativo en los ingresos petroleros del sector público.