El yen japonés ha estado operando en una posición más firme desde el comienzo de la semana, ya que las tensiones entre Corea del Norte y Estados Unidos siguen escalando. La moneda japonesa, que está cumpliendo plenamente su función de refugio, subió hasta un 1,70 % frente al dólar desde el lunes, haciendo caer al USD/JPY hasta 108.91 desde el viernes por la mañana. El par de divisas está probando actualmente una zona de soporte clave que se encuentra alrededor de 108/109 (varios mínimos y retroceso de Fibonacci del 50 % por el repunte de junio-diciembre de 2016). Un quiebre a la baja despejaría el camino hacia 106.52 como un primer paso (Fibo del 61,8 %), y luego al soporte psicológico clave en 100.

Desde un punto de vista técnico, el USD/JPY ya no logró quebrar el soporte de 108.84 en dos ocasiones, por lo que hay posibilidades de que el par rebote hacia 110. Desde un punto de vista de los indicadores fundamentales, el movimiento de aversión al riesgo está ganando terreno en todo el mundo, lo que sugiere que el vuelo hacia los refugios aún no ha terminado. Las acciones asiáticas han perdido alrededor de 1,60 % en promedio, mientras que las europeas estarían listas para unirse al movimiento. La volatilidad es creciente, con un alza del VIX de 16,21 %, mientras que el VSTOXX alcanzó un 20,61 % esta mañana. Por lo tanto, sería una buena idea esperar a que pase la tormenta antes de apostar por un repunte de alivio.