• PANORAMA INTERNACIONAL -El euro logró un resultado favorable frente al dólar durante la semana pasada, habiendo operado entre un mínimo de 1,2215 y un máximo de 1,2397 dólares, con una volatilidad del 1,5% y mostrando fortaleza diaria, aunque sin poder trasponer la barrera de la figura de 1,2400. A principios de la semana anterior la divisa de la UE resultó respaldada por los comentarios del gobernador del banco central austríaco, Ewald Nowotny, quien afirmó que el programa de compra de activos probablemente finalice este año y el paso siguiente sea el aumento de la tasa de depósito del actual -0,40% al -0,20%. Por otra parte, la disputa comercial surgida en la relación entre los Estados Unidos y China tendió a relajarse y pareció que podría continuar sólo en el ámbito diplomático. Sin embargo, aumentó el riesgo geopolítico cuando el Gobierno estadounidense decidió, junto a Francia y Gran Bretaña, bombardear las bases de armas químicas en Siria. Por otra parte, las minutas de la última reunión de política monetaria del BCE no dieron indicios sobre la salida del programa y también se relativizó la remoción del sesgo estimulativo que se dispuso en aquella reunión. Sobre la inflación, hubo un acuerdo generalizado de que aún no hay suficiente evidencia de que se está en una trayectoria sustentable, pero mostraron divergencias en torno al momento actual de la economía y la posibilidad de que pueda o no crecer a tasas más altas. Y por todo lo ocurrido, el sentimiento de la aversión al riesgo predominó en casi toda la semana pasada y, fundamentalmente, no habría motivo suficiente, por ahora, para entusiasmarse con el euro ni tampoco por el futuro del dólar.


BCRA: “NO HABRÁ DEPRECIACIONES SIGNIFICATIVAS DEL PESO”

  • PANORAMA ARGENTINO - Sin dudas, el hecho más importante de la semana pasada fue la decisión del BCRA, por sexta semana consecutiva, de mantener sin modificaciones su tasa de referencia, el centro del corredor de pases a siete días, en un 27,25%. El organismo basó su decisión en el aumento de la inflación esperada para 2018, que fuera ya registrado en el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), del 19,9% al 20,3% para el nivel general y del 17,1% al 18,1% para el componente núcleo, mientras que para los próximos doce meses avanzó del 17,6% al 17,8%. También se registraron alzas en las proyecciones para 2019, que pasó del 14% al 14,3% y para el 2020, del 9,7% al 10%. En el comunicado oficial se destaca que "En la visión del BCRA, una vez superados estos factores transitorios, la inflación consolidará su tendencia a la baja. Cuatro motivos fundamentan esta perspectiva favorable. La política monetaria es más contractiva que la observada durante la mayor parte del año pasado. Las negociaciones salariales están pactándose de manera consistente con la meta del 15%. El proceso de ajuste de precios regulados se desacelerará fuertemente después de abril y, finalmente, el nivel relativamente elevado del tipo de cambio real y la propia acción del BCRA llevan a no prever, en los próximos meses, depreciaciones significativas del peso". Y así es como lo que se espera ahora es un mercado de cambios más tranquilo cuando comiencen a ingresar las divisas de los grandes exportadores de cereales y productos oleaginosos, como también el flujo de fondos del exterior provenientes de emisiones de deudas y de una política monetaria de tasas reales positivas en pesos. Y asimismo, otro tema que impactó fue el informe oficial que dio cuenta de que en marzo las ventas de dólares del BCRA en el MULC sumaron USD 2.040 millones y de USD 2.252 millones en lo que va del presente año. Esto permitió que la base monetaria terminara contrayéndose, en términos nominales, en $ 7.400 millones, dado que las ventas de reservas implicaron una absorción de $ 41.284 millones. También las LEBAC actuaron en forma contractiva sobre la base monetaria en $ 9.188 millones, en un contexto en donde la tasa de interés se redujo 25 puntos básicos hasta 26,5% y la tasa de política monetaria se mantuvo en 27,25%. En este contexto fueron los pases y las LELIQ el factor más expansivo para la base que explican en conjunto una emisión de más de $ 30.000 millones. Vale señalar que el stock de LELIQ, que es el instrumento del BCRA de esterilización monetaria para entidades financieras, se incrementó el mes pasado a niveles de $ 140.000 millones, tras tocar a mediados de marzo cerca de $ 189.000 millones. De modo que, gracias a las ventas de reservas, la expansión monetaria no fue mayor en un contexto donde la presión inflacionaria aún no da muestras de ceder y menos consolidarse en torno a las metas. Acerca del estado de la economía del país el INDEC informó que el Índice de Precios registró una suba de 2,3% en marzo, con lo que la inflación acumulada para 2018 se ubicó en 6,8%, muy cerca de la mitad del 15% que proyectó el Gobierno para este año en apenas un trimestre y la inflación "núcleo" se ubicó en 2,6%, un nivel que estaba previsto por el BCRA. Al gobierno le resta ahora definir el momento en que se reconocerá la caída de la frontera del 15%, por lo que se esperará que la sociedad sienta que la presión inflacionaria está en baja y que el alza del primer cuatrimestre del año fue una inevitable consecuencia de la estrategia de aumentar las tarifas de manera gradual. Pero un buen dato fue que en febrero la industria trabajó al 64,4% de su capacidad instalada, 4,4 puntos por encima del 60% de igual mes de 2017. No obstante, si se consideran las cifras del bimestre, el uso de la capacidad instalada en promedio se ubicó en 63%, con un incremento de 2,7%,contra un 60,3% de enero-febrero del año pasado. Mientras, el MULC argentino operó la semana pasada con la certeza de que el tipo de cambio del peso/dólar se mantendría con cierto equilibrio entre la oferta y la demanda y sólo respondiendo a movimientos fundamentados por razones económicas y no por la acción especulativa. Y así ocurrió y el BCRA se mantuvo sin intervenir en las cinco jornadas. El Banco Nación fijo el viernes su tipo de cambio cierre vendedor de transferencia en $ 20,2200 por dólar, mostrando una caída del peso del 0,2% en ese período, mientras que el valor del dólar billete quedó sin cambios en $ 20,4500 por unidad. El volumen operado entre entidades bancarias a través del SIOPEL fue de USD 3.189 millones, con un promdio diario de USD 638 millones, un 7,2% menor al del similar período anterior. Por su parte, las reservas del BCRA quedaron sumando, según cifra provisoria, en USD 61.643 millones, mostrando un incremento semanal de USD 32,8 millones.  JAN

Movimientos de las principales monedas frente al dólar durante la semana pasada

Movimientos

(*) El euro y la libra esterlina se cotizan en dólares. (**) Para el peso argentino se toman precios operados en el mercado SIOPEL entre bancos.