La incertidumbre política no abandona la escena económica. Al riesgo político desatado en EEUU, se le han unido los problemas de Brasil, con la posible implicación de su presidente en un caso de corrupción. Esto desató una ola de ventas en los activos relacionados con la economía carioca pero, ¿cómo debemos reaccionar ahora como inversores?, ¿podría esta piedra llevar al traste la recuperación en la que se encuentra Brasil? Los expertos de Saxo Bank, Orey Financial y Lazard Frères Gestion contestan a estas cuestiones.

  • Lo más preocupante es que si Temer no puede seguir siendo presidente, no se llevarán a cabo necesarias reformas económicas 
  • La reacción de los mercados se intensificó debido al riesgo político vivido simultáneamente en EEUU 
  • La economía brasileña dio señales de haber encontrado un punto de inflexión a comienzos de año 

Cuando las cosas comenzaban a calmarse en Washington, Brasil ha vuelto al punto de mira después de que el presidente del país, Michel Temer, haya sido acusado de ordenar el soborno de un testigo en una investigación de corrupción. Temer se ha negado a dimitir, a pesar de que el Tribunal Supremo del país ha aprobado una investigación sobre las acusaciones.

Esto resulta especialmente preocupante para los brasileños y los inversores mundiales, pues recordemos que Temer fue elegido el agosto pasado después de la destitución de su predecesora, Dilma Rousseff.

La política sacude los activos brasileños 

Equipo de análisis de Saxo Bank

Las acusaciones de que el presidente brasileño Michel Temer habría intermediado en sobornos tumbaron la bolsa del país. El índice Bovespa cerró ayer perdiendo un 8,8%. Una caída de tal magnitud en la bolsa carioca no se observaba desde la crisis de Lehman Brothers. Además, el ishares Brasil EWZ se hundió hasta un 16,3%, en la que fue su sesión más activa de sus 17 años de historia.

El real brasileño llegó a caer un 15% durante la sesión de ayer, el mayor desplome de la divisa desde 2008, tras la intervención de su banco central. El par USDBRL se negocia ahora en los niveles marcados después de las elecciones estadounidenses de noviembre y creemos que habrá grandes oportunidades para vender USD nuevamente, una vez cesen las salidas de capital.

La caída del real brasileño se extendió a los mercados de materias primas agrícolas, pues Brasil es el mayor exportador mundial de soja y café.

En cambio, el oro encontró en este evento un salvavidas para mantener las subidas impulsadas por la demanda de refugio seguro desencadenada por la incertidumbre política de EEUU.

Michael Boye, experto en renta fija de Saxo, señala que la confianza de los inversores, renovada y creciente, después de la elección de Temer, se había manifestado en los diferenciales de crédito hasta el jueves, cuando las noticias de la supuesta corruptela de Temer tuvieron el efecto contrario. "Si la investigación confirma las acusaciones, parece que el nuevo presidente no es mejor que el predecesor", dice Boye. "Y lo que es probablemente mucho más importante para los mercados es que, si no puede permanecer en el cargo, estamos de vuelta a la primera casilla en términos de la agenda de reformas”. Recordemos que en pocos días el Parlamento brasileño tiene que votar la reforma del sistema público de pensiones, al que se destina el 45% del presupuesto del país. 


brasil


¿Qué podemos esperar a partir de ahora del mercado?

Marisa Cabrita, analista de Orey Financial

La reacción de la bolsa a las noticias relacionadas con la posible implicación del presidente Michel Temer en un escándalo de corrupción fue inmediata y muy violenta. Creemos que precisamente esa reacción se intensificó debido al riesgo político vivido simultáneamente en los EEUU. Aunque se puede prever que continúe la volatilidad, si este evento no pone en cuestión la recuperación económica en curso de Brasil, las expectativas de mejora se podrán mantener.

Por el contrario, si el actual marco político de deteriora durante un largo periodo de tiempo, entonces la recuperación económica puede ser cuestionada y las empresas brasileñas y extranjeras con exposición al país pueden ser más penalizadas. De hecho, se verán afectados los ingresos de empresas españolas como Santander, Mapfre, Telefónica o Prosegur, tanto por un posible debilitamiento económico, como por la depreciación del real brasileño.

La corrección observada en los mercados ayer fue muy violenta. Posiblemente la magnitud de la corrección podría haber sido exacerbada por el momento de aversión al riesgo desencadenado por el escándalo también con el presidente de EEUU, Donald Trump. No obstante, ante un evento de riesgo político de esta naturaleza, es muy difícil valorar la reacción del mercado y no se deben tomar decisiones de inversión precipitadas.

La política vuelve a empañar la recuperación de Brasil

Julien- Pierre Nouen, economista jefe de Lazard Frères Gestion

Este último envite a los activos brasileños llega después de que su economía diera señales de haber encontrado un punto de inflexión a comienzos de año pues, el PIB registró en febrero su mayor subida mensual desde 2010 (+1,3%), tras una subida del 0,6% en enero. Con mejora de la actividad económica en enero y febrero cabe esperar una cifra de crecimiento positiva en el primer trimestre de 2017, tras ocho trimestres consecutivos de crecimiento negativo. Los PMI también están bien orientados, a pesar de que todavía se mantienen en niveles bajos (48,7 en el índice compuesto en marzo).

La economía debería continuar recuperándose progresivamente, gracias a la estabilización de los precios de las materias primas, con el repliegue de la inflación, que vuelve a ofrecer poder de compra a los hogares, a la relajación monetaria por parte del Banco Central y al final del ciclo de reducción de stocks.

Bajo este contexto, la apertura de investigaciones a cientos de personalidades por parte de la Corte Suprema brasileña, entre los que se encuentran Michel Temer y varios de sus ministros, muestra que el riesgo político sigue siendo relevante.


lazard