Las cuentas del BCE, como el banco central con sede en Frankfurt llama a sus Minutas, mostraron perspectivas de crecimiento cada vez más positivas que permitieron, a los responsables de la política monetaria, recortar su programa de compras de activos desde el comienzo de 2018 a 30 mil millones euros al mes.

Lo que sigue a continuación es mi resumen de los mensajes clave de las Minutas del BCE, un documento bastante largo y complicado.

  1. Con las perspectivas de crecimiento positivo del BCE y los signos tentativos de inflación que se acercan progresivamente hacia el objetivo del 2%, el BCE observó que este era el escenario para la reducción del programa de compra de activos. "Si bien hubo una necesidad continua de una política monetaria acomodada, un fuerte impulso en el crecimiento, un mercado financiero muy favorable y condiciones de endeudamiento, los riesgos de deflación disipados y los signos incipientes de una creciente presión sobre los precios constituyeron un buen argumento para reducir la intensidad de las compras mensuales.", según dicen las actas del BCE.
  2. Si bien el crecimiento económico y las perspectivas de crecimiento siguen siendo positivas, la preocupación del BCE está en que la inflación y los salarios siguen siendo moderados. "Los miembros volvieron a llamar la atención sobre la discrepancia entre la expansión en curso de la actividad económica y la inflación relativamente moderada y la dinámica salarial, que también se observó en otras economías importantes".
  3. Si bien el BCE sigue confiando en la mejora de las perspectivas de crecimiento y en la mejora de las condiciones económicas generales, con respecto al principal objetivo de política monetaria, la inflación, no está tan seguro y el BCE deja la puerta abierta. Por lo tanto, la entidad mantiene la compra de activos, aunque en una cantidad más reducida. "Si bien el fuerte impulso económico global claramente había aumentado la confianza del Consejo de Gobierno en el ajuste sostenido de la inflación, el Consejo de Gobierno tuvo que seguir siendo paciente y persistente para continuar brindando la acomodación necesaria frente a la incertidumbres”.
  4. El Consejo de Gobierno del BCE tiene miembros que proponen una salida anticipada de las actuales políticas de estímulo. En diciembre fueron superados en número por los políticos moderados, pero están allí. "También se presentaron argumentos a favor de horizontes de compra alternativos. Por un lado, se observó que la recuperación económica muy sólida podría utilizarse para argumentar a favor de un horizonte de compra más corto y, por lo tanto, una desaparición gradual más rápida de las compras de activos en el futuro”.
  5. La mayoría de los miembros del Consejo de Gobierno del BCE están a favor de un programa abierto de compra de activos a fin de mantener la flexibilidad operativa. En pocas palabras, en un mundo lleno de sorpresas e incertidumbre, el BCE no se siente cómodo con las promesas definitivas. "... el Programa de Compras de Activos debía adaptarse en función de los datos y, por lo tanto, mantener la flexibilidad para reaccionar ante impactos futuros. Se vio que era una parte integral de la "función de acción-reacción" establecida por el Consejo de Administración y era coherente con los ajustes previos al programa."
  6. Las orientaciones anticipadas del BCE sobre las tasas de interés permanecen sin cambios, con el banco indicando que si bien el ciclo de tasas de interés llegó al mínimo, su duración bastante más allá del horizonte de compras de activos todavía está proporcionando suficiente estímulo. "... la orientación anticipada sobre las tasas de interés formó una parte integral de la postura general de la política monetaria, que incluyó la secuencia integrada de los instrumentos políticos".