El panorama económico ha mejorado en el segundo semestre. En ese contexto, la economía peruana crecerá en torno a 2,5% en la segunda mitad del año (y cerca de esa cifra en el conjunto de 2017), con un mayor soporte de la demanda interna. Para 2018, el PIB se expandirá cerca de 4%, previsión que está condicionada al impulso fiscal.