Banco Central mantiene la TPM en 2,5% así como el sesgo expansivo que fue introducido en el comunicado anterior. A pesar de mencionar que la sorpresa inflacionaria reciente revirtió sólo parcialmente el registro negativo de octubre, así como reconocer el riesgo de retraso en la convergencia inflacionaria, no parece haber consenso para aumentar el estímulo monetario. La excesiva volatilidad de la inflación local podría está dificultando el reconocimiento de la concreción de los riesgos desinflacionarios que se levantaron en el IPoM pasado.

La ventana temporal para aumentar el estímulo monetario comienza a cerrarse y habrá que esperar el IPoM de diciembre para conocer qué tan lenta será la convergencia inflacionaria que estime el BC como para justificar recortes en la TPM. Ese IPoM podría dar por cerrada la puerta a mayor estímulo en este ciclo, o alternativamente justificar un recorte ese mes.