El interés vendedor en torno a la moneda única parece haber retomado el impulso inicial en la segunda mitad de la semana de negocios, llevando al EUR/USD hacia la vecindad de 1.1700, apenas por encima de los mínimos semanales de ayer en la banda de 1.1690/80.

La dinámica en torno al dólar sumado al repunte en la aversión al riesgo tras la escalada de amenazas entre Estados Unidos y Corea del Norte mantiene al par bajo intensa presión bajista. En la misma dirección el mercado de futuros del EUR continua apuntando hacia una corrección bajista, aunque la misma no será sostenible en el tiempo.

En efecto, la moneda europea permanece bien sostenida por el posicionamiento especulativo, expectativas de un cambio en el tono del Banco Central Europeo y una incipiente recuperación económica en la zona euro, lo que todo combinado limita en cierta forma los ocasionales intentos bajistas.

Lo más destacado de esta semana pasará por la publicación de las cifras de inflación en la economía americana durante julio, esperadas mañana viernes. Mientras tanto, el soporte inicial en EUR/USD emerge en el mínimo de ayer en 1.1689, reforzada por la media móvil de 21-días en la zona de 1.1680. Por el lado alcista, la media de 10-días apenas por debajo de 1.18 se ubica como la valla inicial de cara a un test de la zona superior de 1.18 y previo al máximo de ciclo por encima de 1.19.